Cuatro años de “Ciencia y Luz”

Dio pie a la integración de un equipo de profesionistas que a través de tres ejes de trabajo –vinculación, formación e investigación– ha priorizado la socialización del conocimiento científico

Foto: Web
29 enero 2018 | 19:38 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- La Dirección de Comunicación de la Ciencia de la Universidad Veracruzana (UV), creada en 2011, dio pie a la integración de un equipo de profesionistas que a través de tres ejes de trabajo –vinculación, formación e investigación– ha priorizado la socialización del conocimiento científico.

“Ciencia y luz” es uno de sus proyectos que por cuatro años ha cumplido a cabalidad esa tarea con la publicación ininterrumpida de un artículo semanal, tanto en la página web de la UV como en uno de los diarios de mayor circulación estatal.

En la revisión “a vuelo de pájaro” y el cálculo “a ojo de buen cubero” de casi dos centenares de artículos se advierte una vasta diversidad de todas las áreas del saber, que van desde las ciencias duras hasta las humanidades, “no sólo la ciencia que se hace en a UV y la importancia que destacan los científicos, sino el conocimiento que ha sido la base para desarrollarla, conocimiento que no ha estado siempre al alcance de todos”.

Indicaba Edith Escalón en su texto “El conocimiento científico presente en la vida cotidiana”, publicado el martes 14 de enero de 2014 y el segundo de “Ciencia y Luz”, pues el primero fue el de “Estrés, estrés y más estrés…”, escrito por Valentina Martínez y dado a conocer el lunes 6 de enero del mismo año.

Foto: Web

Edith Escalón también destacaba que a pesar de que “el 99 por ciento de la gente vive aparentemente alejado de la ciencia, el conocimiento científico está presente en la vida de todos. Y no sólo es básico para entender cómo funciona el mundo, sino para tomar mejores decisiones individuales y colectivas, desde evaluar los riesgos a la salud hasta los peligros de la contaminación, la deforestación, las presas, la energía nuclear o la minería a cielo abierto… lo notemos o no, el conocimiento es necesario para nuestro bienestar”.

Los títulos, por ello, anuncian temas relativos a fenómenos naturales, procesos biológicos, reflexiones filosóficas, biodiversidad, perspectiva de género, cambio climático, reforma energética, orígenes de teorías o conceptos científicos, etcétera.

Por ejemplo, en “Una planta milenaria en Xalapa” Victoria Vovides informa que las cicadáceas, más conocidas como palma del monte o palmita, son una de las plantas más antiguas del mundo y que habitan en esta ciudad. Y estudiantes de la Maestría en Ciencias en Procesos Biológicos, que imparte la Facultad de Ciencias Químicas en Orizaba, en “Transporte membranal” revelan que la membrana que delimita a la célula y que la separa del medio exterior tiene por objetivo ingresar nutrientes y eliminar desechos.

La permanencia de “Ciencia y Luz” –que pareciera un esfuerzo menor por la extensión de los textos que únicamente ocupan una plana semanal– se debe a la conjunción de voluntades de investigadores, docentes, estudiantes de diferentes carreras universitarias, divulgadores y periodistas –locales, nacionales y hasta del extranjero– que con sus reflexiones promueven el trabajo científico y comparten el conocimiento más pertinente de acuerdo con las necesidades y preocupaciones de los ciudadanos.

Por el cumpleaños número cuatro de esta publicación periódica, el Martes de Lecturas y Lectores ha reservado la sesión del 30 de enero a la Dirección de Comunicación de la Ciencia para que a las cinco de la tarde imparta la charla “Ciencia y Luz”, en la Sala Carlos Fuentes, de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información.