Cuando la traición se premia

24 enero 2018 | 22:45 hrs | Javier Roldán Dávila | Javier Roldán

El acto de contrición consistió en escribir su propio evangelio

Muy mal debemos estar en términos civilizatorios, cuando los hombres de poder deciden estimular la traición.

Es un insulto magnificado, que ciudadanos que han militado en determinado partido y que tienen aspiraciones a contender por un puesto de elección popular, sean desplazados de un dedazo para favorecer a los arribistas.

Ejemplos sobran y ocurre en todos los partidos.

La torpe argumentación que intenta justificar el cinismo de los ‘chaqueteros’, es una mentada de madre a la mayoría de los electores, ya que, los politicastros piensan que somos un atado de imbéciles que nos creemos sus falacias.

Mientras la ramplonería se siga constituyendo en el leitmotiv de los actuales y futuros gobernantes, no lograremos avances significativos en el combate a las lacras sociales que padecemos.

Son los mismos, bajo diferente piel, los que siguen medrando en las cañerías del sistema, para que todo siga como hasta ahora: México SA de CV.

*Esta es opinión personal del columnista