Cuando Duarte imploró piedad

9 julio 2018 | 18:11 hrs | Carlos Jesús Rodríguez | Carlos Jesús Rodríguez

POR SI ACASO…

*Yunes no desea avasallamiento
*La flaca memoria del Gobierno

SI EL mensaje del titular del Ejecutivo, Miguel Ángel Yunes Linares en torno a la elección de Gobernador lo hubiese ofrecido al día siguiente de los comicios o, incluso, el miércoles pasado –un día después que su hijo reconoció su derrota-, tal vez habría reafirmado su vocación demócrata y hasta los contrarios le habrían aplaudido, pero hacerlo nueve días después e informar que el proceso de transición está en marcha “en su fase interna”, pero que deberá iniciar el primero de Noviembre con la representación formal del Gobierno saliente y el entrante, se antoja contrario a la postura que adoptó tras su triunfo en Junio de 2016, cuando exigía a Javier Duarte iniciarlo de inmediato. Del discurso –que ya le dio la vuelta a las redacciones de todos los medios- hay, sin embargo, algo que llama la atención, porque encierra un tufo duartista que no tiene desperdicio. Yunes dice a los veracruzanos -aunque en realidad podría ser el clásico, “te lo digo Juan para que lo comprendas Cuitláhuac”- que: “las elecciones no pueden ser enfrentamiento permanente, ni avasallamiento antidemocrático”, algo así como el llamado que el 7 de junio de 2016 le formuló Javier Duarte de Ochoa al confirmarse la derrota del “tricolor” y tras amenazarlo con llevarlo a prisión: “es tiempo de la reconciliación y de la unidad, sin importar su filiación partidista. La alternancia es un valor de la democracia y en el Estado llegó para quedarse”, dijo un asustadizo Duarte que sonó a -perdóname Yunes porque si sabía lo que hacía-, pero nada de eso le valió para contener la furia permanente de Miguel Ángel, algo que iba a continuar, incluso, si su hijo se imponía en la elección perdida, ya que fue parte del slogan de campaña y del querer sumar votos como parte del combate a la corrupción.

ASUME EL Gobernador que “reconocer los resultados es propio de demócratas” y que “no se vale sólo reconocer triunfos y no aceptar derrotas”, aunque, a decir verdad, lo hizo a destiempo aun cuando señala, contradictoriamente, que “lo importante no es quien obtenga la mayoría, lo importante es que le vaya bien a Veracruz y a México”. Deja en claro que el voto mayoritario ya decidió quien será Presidente de la República, Gobernador del Estado y quiénes integrarán el Senado y la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y del Congreso del Estado, discurso –que aunque nadie le preguntó- sería como el anunció de que si participará en la primera reunión que los 32 gobernadores del País sostendrán el jueves con el futuro mandatario nacional, Andrés Manuel López Obrador.

PERO INSISTIMOS: quién sabe porque circunstancias de la “flaca memoria”, el discurso de Yunes Linares nos recordó al pronunciado por Javier Duarte en Palacio de Gobierno aquel memorable 7de Junio de 2016, luego de que Yunes Linares, virtual ganador de la elección de ese año, amenazó con llevarlo a prisión, y Duarte, en un acto desesperado le hizo un llamado “a la reconciliación” que nunca llegó y que, por el contrario, se agudizó al paso de los días cuando comenzaron a ser encarcelados diversos ex funcionarios de la administración duartista, entre estos el propio ex mandatario, extendiéndose los rencores hasta la esposa del cordobés a quien exhibieron en Inglaterra junto a sus hijos en una lujosa zona residencial de la capital del Reino Unido, gastando dinero a borbotones que, se dijo, era producto de lo robado a los veracruzanos, con lo que se pretendía demostrar que el combate y persecución de corruptos era algo que continuaría, incluso, en el régimen de Yunes Márquez que, por fortuna para unos y desfortuna para otros, perdió la elección pese a los recursos que le apostaron, y que de acuerdo al Gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez rondan los 800 millones de pesos, cifra que corroborará cuando inicien las auditorías del caso. A Duarte de Ochoa no le valió aquella súplica cuando los barrotes pendían ya sobre tu testa.

AQUELLA VEZ, Duarte reconoció a las candidatas y candidatos que participaron en el proceso electoral y felicitó a los ciudadanos que coadyuvaron como representantes de casilla, tal como lo hizo Yunes Linares en el mensaje de este lunes en Palacio de Gobierno, ante reporteros enmudecidos que no preguntan nada y solo se limitan a grabar, escuchar o escribir lo que les informan. Yunes enfatizó: “hoy vivimos en plenitud democrática. Con el cambio vino la democracia. Ése fue uno de los compromisos; cumplimos. Lo logramos. Y agregó: “Prueba de ello es que, a diferencia de esta elección -en la que ningún candidato ni partido impugnó el proceso-, cuando fui electo como Gobernador todos quienes entonces participaron en relación con el mismo cargo, buscando el mismo cargo, impugnaron el resultado de la elección y trataron incluso de impedir que tomara posesión a pesar de que había obtenido un triunfo legal y contundente, como lo confirmaron después los tribunales. Por eso, hoy –insistió-, junto con la felicitación al Ingeniero García Jiménez, quiero también felicitar y reconocer la madurez y compromiso democrático de quienes fueron sus adversarios en la contienda electoral y decidieron no impugnar el proceso, contribuyendo así de manera muy importante a la paz y a la estabilidad política y social de Veracruz. Nadie ha tenido la honestidad y generosidad de reconocerles su compromiso con la democracia y la estabilidad de Veracruz; yo lo hago, convencido de que lo merecen. July González Sheridan, candidata de Nueva Alianza; José Yunes Zorrilla, candidato de la Coalición PRI-PVEM, y Miguel Ángel Yunes Márquez, candidato del Frente PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, merecen el más amplio reconocimiento por su compromiso con la democracia y con la estabilidad política de Veracruz.

NADIE SABE qué ocurrirá en los días por venir, pero ojalá no sean las confrontaciones de siempre que solo sumergen a Veracruz en el atraso total tanto en lo económico como en lo político y social, agravando la inseguridad. Lo ideal sería, como dice el Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador: “Amor y paz”, aunque el circo exige sangre, y ya el Gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez lo dijo a la revista PROCESO que el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares “desvió 800 millones de pesos para la elección de su hijo”, lo que suena a tambores de guerra. El futuro mandatario no se anduvo con rodeos cuando puntualizó que “hubo desorden en el gobierno, descuidó problemas en el Estado, el campo, la seguridad, la educación por atender la elección” y “fracasó en el proyecto de dejar a su hijo –Miguel Ángel Yunes Márquez- este año, y su otro hijo, Fernando Yunes para el 2024, por corrupto”. Por lo pronto seguiremos preguntando: ¿se atreverá el Gobernador a asistir a la reunión de los 32 mandatarios Estatales con el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador el próximo jueves? Ojalá lo hiciera, pues acaso no existe otro termómetro para medir la temperatura a rencores que ya se cuecen en Veracruz. Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista