Crisis humanitaria

12 noviembre 2018 | 22:11 hrs | Javier Roldán Dávila | Javier Roldán


La insoslayable brevedad

Para construir el futuro, se debe concluir el pasado

De acuerdo a las declaraciones del gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez, su primer acto de gobierno será promover una declaratoria de crisis humanitaria para Veracruz, esto, en concordancia con la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior, permitiría contar con el apoyo de organismos multilaterales, particularmente para el recurrente fenómeno de las desapariciones forzadas.

La decisión es correcta, porque hasta ahora las instituciones estatales y federales, no han podido avanzar en el tema, ya no digamos resolverlo.

A la falta de presupuesto para la identificación de cientos de cadáveres sepultados en fosas clandestinas, se agrega la nula voluntad política para trabajar en conjunto con los colectivos conformados por los familiares de los desaparecidos.

Sin embargo, en forma paralela, se debe combatir la ineficacia de las policías y la impunidad, porque lo principal es evitar que el crimen organizado siga ‘sembrando’ muertos por toda la geografía estatal.

Reconocer la gravedad del asunto, es un paso fundamental para buscar eliminar esta lacra que azota la vida cotidiana de la ciudadanía, además, es necesario asumir un compromiso que dignifique el quehacer de los dolientes, para que no sean tratados como delincuentes.

*Esta es opinión personal del columninsta