Crean red social para que genere contenido cuando estés muerto

Esta red social garantiza la inmortalidad digital gracias a un software de inteligencia artificial capaz de replicar la personalidad de cualquier persona

3 junio 2017 | 11:08 hrs | Cadena Ser

Jorge Henrique es un inventor portugués fascinado por la inteligencia artificial que ha creado Eter9, una comunidad virtual que permitirá que la voz de las personas perdure en el tiempo una vez ya no estén vivos.

Esta red social garantiza la inmortalidad digital gracias a un software de inteligencia artificial capaz de replicar la personalidad de cualquier persona para seguir compartiendo pensamientos en la red, incluso después de la muerte.

Su sistema evalúa el comportamiento en Internet, recopilando, coleccionando y archivando la información recogida de las redes sociales. Esto se conoce como counterpart: “Los usuarios pueden decidir el nivel de autonomía de su counterpart”, a lo que añade: “Pero no se tienen que preocupar de diseñar el contenido que se utilizará póstumamente, porque el sistema aprende de cada una de sus acciones y con ellas crea automáticamente esta identidad digital”.

Actualmente, Eter9 se encuentra en su fase beta con una interfaz bastante intuitiva y un aspecto general similar al de Facebook. Henrique pensó que Internet era el lugar más indicado para garantizar la eternidad a los usuarios: “Cada cosa que hacemos en el ciberespacio permanece para siempre, incluso cuando ya hemos fallecido”.

La inspiración para crear esta innovadora plataforma le vino de las novelas de ciencia ficción de William Gibson y del universo de Matrix. Actualmente, la comunidad cuenta ya con más de 50.000 usuarios en todo el mundo y un potente sistema informático que analiza las acciones en las redes sociales para reproducirlas una vez los usuarios ya no estén.

Jorge Henrique es uno de los visionarios convencidos de que la tecnología cambiará nuestra muerte igual que cambia nuestra vida, dejando nuestra huella durante el resto de los tiempos. “Nuestro mundo es cada vez más y más tecnológico. El más allá digital es inevitable” apunta el portugués.