Corrupción y abuso de la Fuerza Civil; denuncian pozarricenses

Piden al secretario Téllez Marié que intervenga

Pozarricenses lamentan que además de ser asechados por el crimen organizado, ahora los uniformados los hostiguen. Foto: Web.
24 octubre 2017 | 11:54 hrs | Redacción Noreste

Poza Rica, Ver.- Ciudadanos representantes de diversos sectores denunciaron ayer la corrupción y los abusos que cometen elementos de la Fuerza Civil del Estado, quienes –por si fuera poco- usurpan funciones de otras autoridades, mismas que con base en el Reglamento que los rige, no son materia de su competencia.

Por lo anterior, empresarios afiliados a diversas cámaras de servicios demandan la pronta intervención del secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié, a fin de que sancione y acabe con los atropellos que se vienen cometiendo.

Dijeron que algunos malos elementos de la corporación asumen la función de inspectores del Ayuntamiento, realizan detenciones arbitrarias y fuera de la ley, pero lo peor es que a través de la extorsión cobran “multas” de 1,200 pesos por persona, supuestamente para no ponerlos a disposición de la Fiscalía o de un juez competente.

 

Jaime Téllez Marié, secretario de Seguridad Pública en Veracruz. Foto: Web.

 

Los empresarios denunciantes se dijeron angustiados e inseguros, frente al temor de que su llamado de auxilio sea ignorado y continúen sin la protección de la ley, sin el paraguas de la justicia, sin el cobertor de los derechos humanos, sin el arropo de sus derechos civiles, amenazados y asechados por el crimen organizado que les pretende cobrar derecho de piso y vender protección; pero además, ahora también hostigados por depredadores blindados con uniformes de la Fuerza Civil.

Obviamente, solicitaron el anonimato por temor a represalias, pero dijeron al reportero tener una serie de reportes de abusos cometidos por miembros de dicha corporación de seguridad. Uno de ellos ocurrido recientemente, cuando en un comercio de la ciudad se limpiaba la fachada del local, así como su anuncio luminoso.

Pero de repente, llegaron los elementos de la patrulla 2482 de la Fuerza Civil y pidieron les mostraran el permiso para colocar el anuncio, a lo cual se les informó que no se estaba colocando, sino que únicamente lo estaban limpiando y en segunda, que seguramente  el permiso debe estar en los archivos del Ayuntamiento de Poza Rica.

Lo anterior dio pie a que los policías detuvieran con lujo de violencia a seis trabajadores y para que no se los llevaran “por el delito de estar aseando un comercio”, los extorsionaron con 1,200 pesos a cada uno; es decir, 7,200  pesos en total. Los detenidos responden a los nombres de Víctor “N”, Manuel “N”, Javier “N”, Ricardo “N”, José Luis “N” y Antonio “N”.

 

Foto: Web.

 

Cabe señalar que con base al Reglamento Interior de la Secretaría de Seguridad Pública, publicado en la Gaceta Oficial del Estado número 56, de fecha miércoles 8 de febrero de 2017, en el Artículo 26 precisa que “La Dirección General de la Fuerza Civil, además de los principios que establece el Artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se regirá por los principios de colaboración y actuación científica y sus objetivos serán: a) Proteger la vida, la integridad y los derechos de las personas, así como preservar las libertades, sin importar diferencias de origen étnico o nacional, de género, edad, opinión, preferencia sexual, religión, o las discapacidades, así como mantener el orden y la paz públicos; vigilar el cumplimiento de la normatividad administrativa y prevenir la comisión de delitos; b) Abatir la incidencia de las conductas contrarias a la ley; atender a las víctimas y ofendidos por diversas infracciones a la ley; evitar los tratos inhumanos, degradantes y humillantes, con la finalidad de suprimir la revictimización y c) Actuar en coadyuvancia, de conformidad con lo que establece el Artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en la investigación de los delitos que corresponde al Ministerio Público y a las policías.

Sin embargo, en ningún apartado señala que sean sus funciones andar supervisando comercios en cualquiera de sus giros y detener a sus empleados sin causa justificada y menos, que tengan ellos la  facultad de cobrar “multas” sin expedir comprobantes oficiales, foliados, membretados y con sellos que confirmen su validez.

A esta redacción nos trajeron al menos una docena de casos como el antes descrito, mismos que a lo largo de la semana los iremos diseccionando para que usted, amable lector, tome sus precauciones y no permita que en medio de la impunidad y el conformismo, casos como estos sean vistos como algo normal.