Córdoba pone el ejemplo

1 octubre 2016 | 20:43 hrs |

Por José Miguel Cobián

El martes 27 de septiembre de 2016 marcó un hito en la historia de Córdoba, una ciudad mediana en el centro del estado de Veracruz. Ciudad abúlica, en la cual no pasa nada, puedes regresar 20 años después y verás que todo sigue casi igual que como lo dejaste, y sin embargo, un grupo de ciudadanos hizo algo que pocas veces se ha visto. Lamentablemente la idea es no informar al resto de la población con el fin de no dañar aún más la relación entre el Alcalde Tomás Ríos del Observatorio Ciudadano de Córdoba. ¨¿Cómo que dañar la relación?¨ Me dice un avispado lector, ¨¿Acaso no ofreció Tomás en su campaña abrir la información del ayuntamiento al Observatorio que él mismo proponía que se constituyera?¨

Querido avispado lector, debo decirte que sí, nuestro alcalde a quien con afecto llamamos Tomás, ofreció en su campaña promover la constitución de dicha organización para darle confianza a los ciudadanos, pero una vez constituida se volvió independiente, y comenzó a cumplir su función, lo cual provocó la molestia del Alcalde y parte de su cabildo, pues es bien sabido que todos los gobernantes quieren organizaciones a modo, que no cuestionen, que no exijan y que avalen todo lo que hace el ayuntamiento. Así comenzó a negarse todo tipo de información al OCC, por parte del ayuntamiento, lo cual logró un objetivo. A pesar de tener mucha información el OCC se la guarda, para evitar conflictos mayores, a cambio, decidieron involucrarse de tiempo completo en la vigilancia y observación del comportamiento delictivo en la zona de Córdoba y sus alrededores.

Llevar un seguimiento como el que realiza el OCC ha permitido observar como conforme se acerca el final del sexenio estatal, los índices de criminalidad se incrementan de manera constante y sostenida. La explicación es clara y va por varias vertientes: El gobierno del estado deja de pagar puntualmente la nómina a sus policías de academia, los cuales se ven obligados a delinquir mediante la módica mordida, con el fin de evitar morirse de hambre; Se despide personal de las fuerzas de seguridad, lo cual hace que la vigilancia se torne mucho más complicada, y eso lo perciben las bandas delictivas; algunos miembros del personal captan perfectamente que es el año de Hidalgo y actúan en consecuencia para su propio beneficio. Y lo más importante, el estado no tiene un quinto para reparar patrullas, entregar municiones, equipo, uniformes, etc. Lo que había ya se lo llevaron en gran parte, y una pequeña parte se invirtió para mejorar la seguridad.

Ante la preocupación de un aumento en todo tipo de actos criminales, este grupo de ciudadanos invitado por el OCC para analizar posibles soluciones, decidieron que quien debe de asumir la protección de los habitantes del municipio es quien la ley así lo señala, es decir el ayuntamiento. Y aquí es donde comienza lo bueno. Citaron al alcalde y al síndico a un lugar privado para reunirse con ellos, y la asistencia fue de entre 100 y 150 personas (dependiendo de la fuente que me informa).

Allí se le expresó la necesidad de tener una policía municipal, a la par de mantener al mando único en la región. -Algo que en esta columna hemos mencionado una y otra vez-. Hubo momentos álgidos, como cuando el alcalde comentó que él ponía diez millones de pesos y que los allí presentes (había también acaudalados hombres de negocios además de pueblo llano) pusieran otros diez millones. La respuesta fue tajante, ¨nosotros pagamos impuestos, y es tu obligación constitucional otorgar seguridad a tu municipio ¨. Recordemos que el municipio de Orizaba gasta alrededor de 52 millones de pesos en su seguridad. Por lo cual lo que considera el alcalde de Córdoba no sirve para nada.

En dicha reunión se expresaron los miembros del OCC y muchas personas invitadas, de todos los niveles sociales, de diversas actividades económicas y tanto hombres como mujeres. Al final la conclusión es sencilla, se exige que antes de un mes haya resultados ante la petición y se solicita que en un mes se haga otra reunión para informar del avance por parte del ayuntamiento.

Pensando que el ayuntamiento de Córdoba gasta tres millones al mes adicionales en nómina a los que gastaba su predecesor, y considerando que sería difícil para el alcalde despedir a todos sus compañeros de partido que encontraron un medio de vida en el ayuntamiento por lo menos hasta el final de esta administración, la petición fue muy clara, ¨Ya no queremos obras como los parques de bolsillo, ya no queremos dispendio en adornar la ciudad, lo que queremos es seguridad ¨. Así, tan clara y contundente la expresión de los ciudadanos presentes. Orgullosamente se les puede llamar ciudadanos, como pocas veces en la historia en la cual emulando a Fuente Ovejuna, la población exige a sus servidores públicos que le sirvan.

Hubo algunos roces tanto con el alcalde como con el síndico los cuales no vienen a cuento, pues el calor de la discusión provoca a veces que se cometan errores en el trato que le debe de otorgar quien sirve, a la población. Sin embargo fueron bien manejados por el público que fue muy respetuoso en su argumentación, incluso cuando se solicitó que no se interrumpiera al presidente del OCC, a pesar de la molestia que la ironía con que llegó el alcalde y el síndico generaron ente los asistentes.

Lamentablemente quienes me comentaron al respecto de la reunión, expresaban cierta alegría por la cara de molestia en los funcionario públicos. Al respecto quisiera aclarar que por no asistir a la reunión no puedo afirmar o negar dicha afirmación. Pero siempre es malo que un funcionario público se retire molesto. La relación con la ciudadanía debe de ser tersa, y ellos, los funcionarios, deben de entender que están para servir, a pesar de que las mieles del poder, y algunos cercanos, les hagan creer otra cosa. Si algo ha caracterizado siempre a Tomás es la humildad en su forma de ser, así que en caso de haber sido cierto el asunto de su molestia por la exigencia ciudadana, debe considerarse como un hecho fortuito y pasajero.

Habemos muchos que desde octubre de 2014 recibimos compromisos públicos (porque la reunión era pública) del alcalde de Córdoba, del de Fortín (vía su secretaria) y de otros funcionarios en el sentido de mejorar la seguridad acorde a una agenda establecida y a una serie de compromisos generados en dichas reuniones. Compromisos y agenda que jamás fueron respetados por la autoridad, como si la palabra del alcalde o su representantes valiera menos que la tinta en que esto se escribe.

Ahora, hay una nueva agenda, establecida ante más personas y más grupos sociales. Agenda que está en los buzones de correo electrónico del alcalde y del síndico. Agenda puesta por los ciudadanos… ¡¡¡¡¡ Esa es la novedad !!!! Por primera vez en una ciudad media, la población le exige a las autoridades que hagan lo que la población quiere. Ya no se trata de que el Alcalde es el tlatoani, ni que su Secretario es quien controla lo político de la ciudad ( jajaja ), o que el Síndico es autoridad y define la agenda. Ahora la agenda la pretenden definir los ciudadanos… Claro que sólo algunos, pues hubo una cámara representada con varias personas, y ninguna de ellas quiso firmar el escrito con que concluyó la reunión. Se entiende porque algunos de ellos tienen compromisos afectivos con el Alcalde y otros más tienen compromisos de negocios, y no quieren arriesgarlos apoyando algo que a ojos de todos no fue bien visto por las autoridades.

Como caso anecdótico, hubo tres personas que trataron de defender el actuar del alcalde, los cuales tienen ese tipo de compromisos mencionados en el párrafo anterior y que no fueron muy bien vistos por los asistentes.

Hubo y hay conciencia en que todos corremos riesgos ante la irresponsabilidad de las autoridades. Las cifras no mienten y son alarmantes, sin embargo no tengo autorización de publicarlas. Así que esta iniciativa ciudadana debiera ser replicada en otros municipios del país, además de apoyada por todos los ciudadanos libres, que deben de estar verdaderamente preocupados por los riesgos que corren ellos y sus familias.

 

www.josecobian.blogspot.com

elbaldondecobian@gmail.com

@jmcmex