Convertidos en cementerios fábricas textiles del valle de Orizaba

6 enero 2018 | 10:32 hrs | Emilio Gonzalez | Orizaba

Orizaba, Ver.- Los edificios donde funcionaron las fábricas textiles son cementerios. Los muros son testigos de cómo los municipios de Río Blanco, Nogales y Ciudad Mendoza, “Cuna del Movimiento Obrero de México” se convirtieron en pueblos fantasmas al desaparecer las fuentes de empleo.

A 101 años de distancia de aquel 7 de enero de 1907 de la rebelión obrera en Río Blanco, que junto con el movimiento minero de Cananea, en el norte del país, antecedió a la revolución que puso fin a la dictadura de Porfirio Díaz, la industria textil quedó desmantelada y los inmuebles rematados a empresarios.

De cinco fábricas en el Valle de Orizaba, sólo queda el complejo Santa Rosa en el municipio de Ciudad Mendoza, donde aún conservan telares, pero inactivos, porque desde 1997 estalló la huelga, y apenas en 2017 la familia del Valle compró las instalaciones.

Cansados de la explotación, en 1906 los trabajadores de las cinco grandes fábricas textileras de Veracruz: Río Blanco, Cocolapan, San Lorenzo, Santa Rosa y Cerritos, se unieron en el Círculo de Obreros Libres y reclamaron derechos y prestaciones a sus poderosos patrones extranjeros, quienes lograron que Porfirio Díaz emitiera un laudo arbitral para declarar improcedente todo movimiento de huelga y controlarlos por medio del ejército.

El 7 de enero de 1907 los trabajadores paralizaron las fábricas y quemaron las tiendas de raya. La respuesta fue el envío de tropas que acribillaron a más de 1, 500 huelguistas tanto en plazas públicas como a las puertas de las fábricas, en casas y en las calles.

La masacre, que se extendió hasta el 9 de enero, desencadenó la Revolución de 1910 y, junto con la huelga de Cananea, es considerada la génesis de la defensa de los derechos laborales en México.

NADA QUE CELEBRAR EL 7 DE ENERO

Ignacio Paz Hernández líder obrero, considera:”No hay nada que celebrar el 7 de enero, hoy nada más utilizan el hemiciclo a los Mártires de 1907 para la foto de políticos, y líderes charros”.