Conoce los beneficios que se activan en nuestro cerebro al observar el mar

Un grupo de científicos investigó la relación que existe entre el mar y la salud

Foto: viversemaspas.com.br.
10 julio 2019 | 18:34 hrs | Por Jazmin Lopez/ Soy Carmín | Vida y estilo

México.- Sabías que observar el mar activa estado de paz y felicidad en el cerebro? El sonido de las olas, la sensación de tus pies sobre la arena, la brisa del mar, todo en conjunto te transmite una paz mental de tan solo pensarlo, ¿no es así?

Resulta que la ciencia ha comprobado que, efectivamente, observar el mar activa un estado profundo de felicidad en tu cerebro.

Foto: es.123rf.com.

OBSERVAR EL MAR LIBERA UN ESTADO DE FELICIDAD Y PAZ MENTAL

Un grupo de científicos investigó la relación que existe entre el mar y la salud. Los estudiosos dieron a conocer resultados que a muchos dejó completamente sin palabras.

Se demostró que los sonidos del mar estimulan la corteza prefrontal, un área del cerebro responsable de nuestras emociones y la reflexión personal.

Para llevar a cabo esta investigación se tuvieron que hacer varias pruebas con las cuales comprobaron que el mar amplía la capacidad humana de autoconocimiento, pero también produce bienestar emocional. Es como una meditación, un momento de introspección donde te pones en contacto con la naturaleza.

CONCLUSIÓN ¡A DISFRUTAR DE LA PLAYA!

La conclusión a la que llegaron estos científicos es que estar cerca del océano es sanador. La sensación de felicidad que produce observar la playa y el agua marina regula nuestros niveles de serotonina, sustancia que controla la ansiedad.

Observar detenidamente el mar libera la hormona del estrés y la cortisol, se reduce. Pero no solo eso, los científicos sugieren que el ir y venir de las olas nos remite al sonido de los latidos del corazón de nuestras madres cuando estábamos en el vientre materno, lo que produce seguridad y protección.

Foto: es.123rf.com

Ante esta teoría, el neurocientífico Michael Merzenich, uno de los responsables de la investigación, reveló lo siguiente:

“Cuando miramos hacia el mar, o a lo largo de la costa, percibimos un entorno predecible y estable”, asegura el neurocientífico.

Con información de Soy Carmín