Confirmado: Duarte negoció

30 abril 2017 | 19:09 hrs | Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez | Carlos Jesús Rodríguez

POR SI ACASO…

 

AUNQUE LA sospecha era evidente, fuentes al interior del caso Javier Duarte de Ochoa confirman que el ex Gobernador más corrupto que ha tenido Veracruz negoció su entrega a cambio de la libertad de su esposa y, presuntamente, algunos familiares, entre otros su mamá a la que involucró en ciertas empresas fantasmas y sus hermanos propietarios de al menos 500 taxis en todo el Estado. Y aunque el ex mandatario estaba, prácticamente, acorralado tras serle cortado el suministro de dinero, y de que cada día era más difícil dotarlo de recursos, la Federación prefirió un acuerdo pacífico que no violentará la detención y evitar que, el ahora recluso en una cárcel de alta seguridad de Guatemala decidiera abrir la boca como ya había amenazado. De hecho, se sabe por la misma fuente que Duarte de Ochoa advirtió tener en cajas de seguridad documentos comprometedores para infinidad de políticos de corte nacional, los que pondría en manos de medios de comunicación para engendrar un escándalo de cara a las negociaciones de México con Estados Unidos en materia comercial y de seguridad.

POR ELLO, dice la fuente, el acuerdo incluye, también, no ser juzgado por la Procuraduría General de la República en materia de desaparición forzada ni por crímenes de periodistas, a propósito de los miles de desaparecidos durante su aciago sexenio –infinidad de ellos encontrados en fosas clandestinas diseminadas a lo largo del Estado-, y los crímenes de 17 comunicadores, de los cuales, al menos cinco o seis se le atribuyen al Estado. Se sabe que a Duarte no lo investigan ni lo harán por relaciones con el crimen organizado, no así a uno de sus ex funcionarios –que no es, precisamente Arturo Bermúdez- a quien abrieron, recientemente, un expediente que podría condenarlo por delincuencia organizada, y con el que buscarían llevarse entre las coces al ex gobernador Fidel Herrera.

EN LA PGR, por lo tanto, hay la intensión de juzgar a Duarte solo por delitos financieros, algo que lo mantenga en prisión los próximos seis años u ocho años, y que no sea llevado una cárcel de alta seguridad –aun cuando es juzgado por delincuencia organizada-, de tal suerte que su caso sea radicado en el reclusorio Norte donde tendría ciertas comodidades y al salir pueda gozar de cabal salud con los cientos de millones de pesos que aún le quedarán a pesar de los bienes y recursos económicos que pudieran incautarle.

Nuestra fuente asegura que debido a lo anterior, el ex gobernante permanece aún en Guatemala, desde donde preparará su defensa para cuando sea traído al País, lo que terminará por amainar la tormenta en su contra.

MIENTRAS TANTO, su esposa Karime Macías, a quien le cancelaron los cargos judiciales que pesaban contra ella y su familia, se hará cargo de los hijos en una escuela del extranjero que, hasta donde ha trascendido, podría ser en Canadá o, incluso Inglaterra, países en los que la pareja infernal tendría propiedades y cuentas bancarias. Duarte, contra lo que se diga, se sale con la suya al pactar ese acuerdo donde la justicia jurista se aplica una vez más: -a los enemigos justicia a secas, mientras que a los amigos o cómplices solo justicia-. Así, aunque organizaciones, activistas y académicos que integran la Plataforma contra la Impunidad y la Corrupción exigen que el proceso de investigación contra Duarte de Ochoa debe incluir no sólo delitos por corrupción y delincuencia organizada, sino también considerar la actuación y responsabilidades del ex mandatario en desapariciones forzadas, homicidios y agresiones a periodistas, así como las múltiples irregularidades cometidas por autoridades de gobierno en fosas comunes localizadas en la entidad, nada de esto ocurrirá al menos en lo que toca a la Federación, y respecto al Estado, Yunes prefiere no incomodar al Presidente que, al parecer, le envió el mensaje: -ya lo tienes en la cárcel, es suficiente-.

COMO FUERA, familiares de desaparecidos en Veracruz preparan una denuncia penal contra el ex gobernador en la que demandarán que las pesquisas contra el veracruzano deben trascender la acusación individual para que se aclaren las redes familiares, de funcionarios locales y federales con quienes el gobernador Duarte se coludió para realizar un millonario desvío del presupuesto público, además de desaparición forzada y crímenes de lesa humanidad, ya que consideran que los delitos por los que se requiere su extradición por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, son insuficientes, y con algunos amparos el ex mandatario podría estar en la calle en los próximos seis u ocho años. Duarte, dicen los lastimados familiares, debe ser juzgado por la desaparición de al menos 2 mil 500 personas, muchas de las cuales pudieron ser victimadas por integrantes de las policías estatal y municipales. Y es que, aseguran, “a lo largo de su gobierno sucedieron numerosas desapariciones sin que existiera una acción clara para esclarecerlas y, sobre todo, detenerlas, y dado que el Gobernador es el último responsable de las instituciones de seguridad, se debe investigar su posible responsabilidad en los cientos de desaparecidos.

Y EN torno a las agresiones contra periodistas durante el gobierno de Duarte, cuando Veracruz se colocó como el lugar más peligroso para ejercer este oficio, pues según la organización Artículo19, entre 2010 y 2016 fueron asesinados 17 periodistas y tres más están desaparecidos, lo cierto es que el tema no será incluido en el expediente contra Duarte, aun cuando el elemento común en todos esos crímenes ha sido la falta de investigación efectiva tanto por parte de la Fiscalía General de Veracruz como de la Fiscalía Especializada en Delitos en Contra de la Libertad de Expresión (Feadle)’’.

EN FIN, Duarte podría llegar al País más pronto de lo que pareciera, una vez acordado los términos de su defensa y la permanencia en prisión, y cuando el tema de la judicialización del proceso electoral actual acapare la atención de los partidos políticos para evitar más escándalo mediático que pudiera ser usado por algunos para llevar votos a sus ánfora en la elección del 2018, la más importante para los mexicanos ya que estará en juego la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión, la Gubernatura de Veracruz –entre muchas otras- y el poder legislativo de la Entidad. Así las cosas. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es la opinión personal del columnista.