Concierto Metamorfosis, acto de trascendencia

La sala principal del centro cultural Tlaqná no estuvo llena en su totalidad pero sí aumentó el aforo en la segunda edición de El Arte para compartir

Foto: Ana Martina Ortiz León
20 junio 2017 | 19:29 hrs | Ana Martina Ortiz León | Arte y Cultura

Xalapa, Ver.- Mozart y Tchaikovski sólo prestaron su genio musical en el concierto interdisciplinario Metamorfosis. El talento del ensamble instrumental Galicórd, así como los del colectivo Los puercoespines y del grupo Merequetengue Artes AC, logró que el público presenciara un acto de trascendencia y elevara sus almas a un estado de gracia.

La sala principal del centro cultural Tlaqná no estuvo llena en su totalidad pero sí aumentó el aforo en la segunda edición de El Arte para compartir, el proyecto creado por el joven músico Alejandro Córdoba y con el que él y los grupos artísticos que convoca contribuyen en parte a que la Fundación de la Universidad Veracruzana continué otorgando becas a los estudiantes como lo ha hecho desde hace 25 años.

Foto: Ana Martina Ortiz León
Foto: Ana Martina Ortiz León

A pie, en taxi o en coche; solos, en pareja o en familia, llegaron a este centro cultural cientos de personas que más de media hora antes formaron una fila para entrar. Muchas llevaban los boletos en mano; otras hacían cola esperando al amigo, al conocido o al familiar que por una u otra causa no arribó con ellas y al que le hablaban o mandaban mensajes de texto por el teléfono móvil; algunas corrían para adquirir en la taquilla su tiquete de entrada.

El bailarín Luis Vallejo, perfectamente maquillado y casi listo para actuar, saludó a sus conocidos y como en un pase de lista se reportó con Alejandro Córdoba. La gente entró y de manera ordenada se acomodó.

Foto: Ana Martina Ortiz León
Foto: Ana Martina Ortiz León

La voz femenina grabada dio las instrucciones de siempre en caso de que ocurriera un siniestro. Enseguida la función comenzó. Las personas encargadas de la narración oral hablaron del significado de la palabra Metamorfosis, que más allá de la forma, en el ámbito humano se refiere a “cambios a menudo espirituales y muchos de ellos son provocados por el arte, la actividad de creación más noble del ser humano que nos lleva a trascender nuestra mera forma física”.

Mozart, comentó una de las voces masculinas invitadas, cambió la condición social de los músicos de su tiempo “y realizó su obra al margen de los grandes mecenas del poder”. Su Pequeña Serenata Nocturna en Sol Mayor es una de sus composiciones más reconocidas que hizo en Viena en el momento de su mayor éxito artístico y reconocimiento musical, además “es síntesis perfecta de los valores estéticos del Clasicismo”.

Foto: Ana Martina Ortiz León
Foto: Ana Martina Ortiz León

Tal si fueran armas de guerra los músicos de Galicórd empuñaron sus instrumentos y los primeros acordes surgieron. En uno de los pasajes más conocidos de la obra aparecieron Nancy López Luna, del colectivo Los puercoespines, y Luis Vallejo “Termy”, vestidos de café, verde y girones de telas blancas. Sus movimientos precisos, sus gestos dramáticos y la ligereza de sus trazos en el aire obligaron a que las miradas de niños y adultos nunca se despegaran de sus acciones.

La pieza concluyó. El público aplaudió. El receso se aprovechó para admirar las pinturas, las esculturas, las fotografías, la cerámica y los grabados de los alumnos de la Facultad de Artes Plásticas; aunque son las mismas obras que se exhibieron en la Galería Ramón Alva de la Canal, éstas lucieron diferentes por el montaje apresurado en los pasillos de Tlaqná. La gente, en su mayoría, prefirió tomar un vasito de café y bocadillos de pan francés, que por su delicioso sabor y textura siempre son un éxito en el paladar.

Foto: Ana Martina Ortiz León
Foto: Ana Martina Ortiz León

Mauricio García Velázquez, director de Desarrollo Institucional de la Fundación de la Universidad Veracruzana; Carlos Torralba, director de la Facultad de Artes Plásticas; y Alejandro Córdoba agradecieron el apoyo de los asistentes.

“Aquí hay un grupo de jóvenes encabezados por Alejandro deseando y queriendo hacer algo que no es común: compartir el arte. El arte es de muchas personas que lo hacen, muchas que lo necesitan, pero también hay mucha que lo debe vivir y valorar. Los artistas visuales tienen galerías; los bailarines y los actores, escenarios; ahora Alejandro fue capaz de convocarnos para generar una nueva comunidad y hacer nuevas colectividades”, declaró Carlos Torralba acerca de esta iniciativa.

EL ARTE 13

Piotr Ilich Tchaikovski compuso en 1880 la Serenata para Cuerdas en Do Mayor –dijo el narrador masculino para retomar el concierto– la cual “es una pequeña joya finísima donde el sonido de los instrumentos de cuerda son tratados de manera magistral por uno de los mejores orquestadores de todos los tiempos”.

Nancy López Luna y Luis Vallejo danzaron alrededor de un par de minutos únicamente para dar la estafeta al grupo Merequetengue Artes Vivas, que interpretaron los dos movimientos de la obra, una sonata y un vals.

Una especie de bruja y hechicera, portando en su mano una máscara, encantó a varios jóvenes que de entre los espectadores saltaron al escenario para después ejecutar un vals con diferentes figuras sostenidas por delgadas varas. Lorenzo Portillo, vestido de frac negro y un visor en el rostro con antelación había colocado unas manos en las ramas de un árbol para simular que éstas dirigían un concierto.

Orejas, alas, telas y gasas se unieron en una sinfonía de colores, que poco a poco van desapareciendo mientras los músicos ejecutaban los últimos acordes. Minutos después con leves inclinaciones de cabeza los artistas mostraron su satisfacción de compartir su arte con niños, jóvenes y adultos. Metamorfosis concluyó y ahora sigue preparar una tercera edición para el próximo año.