Con salarios de hambre 4,500 trabajadores

Sin prestaciones, ni salarios fijos, en cuatro municipios de la zona norte

Miles de trabajadores de esta región no cuentan ni siquiera con un salario mínimo. Foto: Noreste.
9 octubre 2017 | 8:10 hrs | Isaac Carballo Paredes

Poza Rica, Ver.- Un promedio de 4 mil 500 obreros de la zona norte del estado, carecen de las prestaciones de ley y de un salario mínimo como el resto de los trabajadores, esta privación de garantías que deberían gozar se ve impedida ante la falta de un contrato colectivo de trabajo, ya que no cuentan con un patrón, por lo que literalmente están a expensas de los recursos que logren recaudar diariamente o bien a la generosidad de los ciudadanos.

En el grupo desafortunado se encuentran trabajadores del volante, especialmente los taxistas, aseadores de calzado, vigilantes de colonias y fraccionamientos, acomodadores de automóviles o los famosos franeleros, entre muchos otros, que no tiene firma de recibir un salario quincenal y menos las mínimas prestaciones de ley.

Un salario de 80.04 pesos al día no alcanza para comer, afirma la CTM. Foto: Noreste.

La situación se acentúa principalmente en cuatro municipios de la zona norte del estado, Tihuatlán, Coatzintla, Poza Rica y Papantla, en donde el desempleo ha generado un aumento de la informalidad y en la desprotección económica de miles de obreros, informó Guillermo de los Santos Sánchez, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

El funcionario destacó que incluso quienes cuentan con un salario y prestaciones, están expuestos a la crisis, pese a que cuentan con un contrato colectivo de trabajo (8 mil trabajadores), sólo reciben el salario mínimo que escasamente asciende a 80.04 pesos, que no alcanza para mantener a una familia diariamente, por lo que el gremio de trabajadores exige al gobierno federal acciones concretas en torno a las condiciones salariales de los trabajadores.

Foto: Noreste.

Subrayó que para que un trabajador y su familia pueda subsistir al día, necesita percibir un salario de más de 200 pesos, ya que actualmente los productos de la canasta básica se han disparado por los cielos, afectando a quienes cuentan con un salario seguro quincenal y a quienes ni siquiera ese derecho tienen.

La fuente aseveró que son los trabajadores de la construcción quienes han sido los más perjudicados en el último año, pues el trabajo disminuyó en más del 90 por ciento y sólo una mínima parte de la mano obrera local es contratada en edificaciones de viviendas, donde se les ofrece un salario de hambre, laboran más de 12 horas al día y no cuentan con prestaciones de ley, además son forzados a trabajar en condiciones de eólico y sin equipo de seguridad.