Con engaños construyeron hidroeléctrica de Zongolica

El proyecto hidroeléctrico “Veracruz”, como muchos otros en el Estado y en el país, se ha valido de la desinformación y el engaño.

Foto: web
14 septiembre 2016 | 8:46 hrs | Emilio González Gómez

Zongolica, Ver.- Con el aval del gobierno, y mediante engaños a la población indígena de la sierra de Zongolica, se construyó la hidroeléctrica que trajo más pobreza al trastocar la vida de las comunidades.

La historia comenzó en 2008, cuando el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán otorgó 112 concesiones a particulares para construir presas en Veracruz.

Ese mismo año las empresas “Electricidad del Golfo de S.L. de S.A, Asergen S.C. y Comexhidro S.A. de C.V”, financiadas por la empresa norteamericana Conduit Capital Partners LLC -ligada en varios negocios en América Latina con la polémica empresa brasileña Odebrecht, y hasta por el Conacyt, impulsaron la construcción del denominado “proyecto Hidroeléctrico Veracruz”, que impactó a tres municipios de la sierra: Mixtla de Altamirano, Texhuacan y Zongolica.

Sin consenso de la población indígena desviaron el río de su cauce, deforestaron la montaña, y compraron terrenos mediante la amenaza y complacencia de los alcaldes en turno que firmaron los permisos a cambio de pingues ganancias.

Mientras la hidroeléctrica obtiene millonarias ganancias con la venta de energía, a los lugareños les instalaron lavaderos en la comunidad de Xala, Mixtla de Altamirano; colchones para albergues en Texhuacan, Mixtla y Zongolica; equipos médicos, humidificadores, sillas de rueda, bastones, para el DIF de Texhuacan, reparación de estación de bombeo en Xoxitla, Mixtla, reposición de emergencia en septiembre de 2010 de la tubería que alimenta la potabilizadora de Mixtla de Altamirano.

El proyecto hidroeléctrico “Veracruz”, como muchos otros en el Estado y en el país, se ha valido de la desinformación y el engaño.

No hubo consulta a las comunidades, contraviniendo el Convenio 169 de la OIT sobre el reconocimiento y respeto a la cultura de los pueblos indios. Se presionó a campesinos para que vendieran o prestaran sus tierras, a algunos les compraron hasta en 7 pesos el metro cuadrado.

Para construir las instalaciones utilizaron 13 hectáreas del cerro del Zoyayo que fueron deforestadas y perforaron 3 kilómetros, para que pasara el canal de desfogue.
El río Apatlahuaya (Altotoco) fue desviado 5 kilómetros, lo que implica que comunidades abajo o cercanas como Atixtan, Xala, Xometla, Tonalixco, La Cabaña, Tepetlanpa, entre otras, ya no se benefician del agua y, como dice un poblador, “un río que se seca es lo más tristes que podemos ver en esta vida”.

hidro2

La cascada del Coxole, motivo de orgullo y recreación para pobladores de la zona, fue privatizada por la empresa, donde quedó la “casa de máquinas” para generar la electricidad. En un inicio la empresa dijo que la energía iba ser para Wal Mart. Pero el permiso de autoabastecimiento que otorga la Secretaría de Energía está a nombre de las empresas, Plásticos Envolventes y Envases Universales, cuyas plantas se encuentra en varias partes del país.

Desde 2008 el proyecto recibió los permisos que le otorgan “licencia de construcción y autorización de uso de suelo” por parte de los municipios de: Mixtla de Altamirano, firma del entonces alcalde Regino Hernández Núñez (17 de junio de 2008); Texhuacan, firma expresidente Eusebio Tepole Tlatemohue (17 de junio de 2008); Zongolica, firma el Director de Obras Públicas, Juan Manuel Méndez García (18 de junio de 2008).

Mediante un oficio de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Semarnat se señaló que “una vez analizada la documentación presentada y los posibles efectos que se ocasionarán sobre el ecosistema involucrado, esta DGIRA determina, conforme a los argumentos expuestos en los párrafos anteriores, negar la solicitud de autorización del proyecto, en virtud de que contraviene lo establecido en los artículos 35, fracción 111, inciso a) de la LGEEPA y 10, fracción 1, 11, 13,44 y 45, fracción 111, de su REIA”.

La cuestión fue sólo cosmética, pues la empresa sólo cambió la argumentación técnica y se aprobó el proyecto.

Cabe destacar que el financiamiento del proyecto estuvo a cargo de Conduit Capital Partners LLC, con sede en Nueva York y el Conacyt, que otorgó 21 millones de pesos a Electricidad del Golfo S. de R.L de C.V. a través del Programa de Estímulo a la Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación, Modalidad INNOVAPYME, Convocatoria 2010.