Con cerámica Rafael Rueda reinterpreta las pieles humana y vegetal

Las series de cerámica se exhiben en el Mezzanine del Museo de Antropología de Xalapa

Foto: Noreste
14 septiembre 2017 | 14:40 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver. Tiempo y cuerpo, piel humana y piel vegetal, frescura y arrugas, resiliencia y entereza, heridas abiertas y heridas que sanan son los conceptos que maneja Rafael Rueda en sus series de cerámica de alta temperatura Reconstruir y Naturaleza Efímera, que unidas en el segundo título se exhiben en el Mezzanine del Museo de Antropología de Xalapa.

Foto: Noreste

En la galería, convertida en una sala de operaciones completamente aséptica, los visitantes aprecian en las vitrinas cómo Rafael Rueda tuvo el cuidado de resguardar y envolver con gasas varias placas de cerámica que simulan ser piel humana y en las que hay huellas de cortes quirúrgicos, de suturas y de heridas que ya están restañando.

“En la serie Reconstruir yo trate de reinterpretar de una forma muy artística, muy plástica intervenciones quirúrgicas. Estos campos de operación hechos con cajas de vidrio son también como incubadoras con la finalidad de proteger y cuidar en ese lapso la herida que está abierta o que está sanando, pues en el trasfondo el tema es la resiliencia, que no es otra cosa que la capacidad de sobrepasar situaciones adversas, así como de cuestiones relacionadas con la entereza y la reconstrucción, porque además es un estadio muy frágil en el que hay que guardar calma y resguardo”.

Foto: Noreste

En la segunda serie, Naturaleza Efímera, Rueda recreó vegetales, frutas y carne que tienen en común el paso del tiempo “y tú lo puedes ver por ejemplo cuando insinúas que una pieza está más fresca o madura y la otra está incluso marchitándose; también subyacen las cuestiones de lo efímero, del cuerpo, de lo anímico, de lo interpersonal, de los sentimientos y de las sensaciones”.

Para lograr estos resultados Rafael Rueda trabajó cerca de un año en la conceptualización, modelado y horneado de sus ideas en el taller El Proyecto, que dirige el ceramista Roberto Rodríguez. “Tampoco hubiera sido posible sin mi familia y mis amigos que me ayudaron, que me escucharon y porque esta experiencia toca las fibras sensibles de todos”.

Foto: Noreste