¿Cómo superar la ansiedad por tu apariencia durante el sexo?

Cuando eres una persona ansiosa, tiendes a señalar detalles particulares de tu ambiente que respaldan tus preocupaciones mientras que ignoras los elementos que no lo hacen

20 abril 2018 | 10:27 hrs | Vice

¿Cómo supero la ansiedad por cómo se ve mi cuerpo durante el sexo? Sólo trato de disfrutar las sensaciones, pero cada vez que alcanzo a ver mi estómago aplastado en alguna posición extraña, me siento poco atractiva y me hace querer salir corriendo para ponerme un suéter amplio. Ahora me resulta complicado corresponder el deseo, ya no digamos iniciarlo, cuando mi compañero quiere tener sexo. Además de nunca tener sexo hasta la muerte, ¿qué puedo hacer?

Cuando eres una persona ansiosa, tiendes a señalar detalles particulares de tu ambiente que respaldan tus preocupaciones mientras que ignoras los elementos que no lo hacen. Esto es lo que llamamos filtro mental. Puedes ser una persona fría y calculadora, pero sólo notar tus cicatrices, arrugas y esa mancha en la parte interna de tu rodilla izquierda. Es un súperpoder horrible que tiene la gente ansiosa. Una forma de reajustar este sesgo de atención es notar activamente lo positivo que usualmente ignoras.

Podría ser una meta escribir 3 cosas al día que te gustan de tu cuerpo. No sólo respecto a la apariencia (aunque en definitiva debes incluirla), sino también cosas como qué tan bien tu cuerpo te ayuda a sobrevivir en el mundo. ¿Eres mamá? ¡Cómo es posible que pudieras crear a otro ser humano! Tu cuerpo es increíble y al señalar intencionadamente cómo se ve, cómo se siente y que funciona bien, puedes ayudar a bajar el volumen de esa voz que te dice constantemente que no te ves bien.

Quizá también necesitas más exposición a la vista de tu propio cuerpo desnudo. Mi esposa y yo teníamos una costumbre antes de tener niños llamada Martes Nudies. Cuando regresábamos de trabajar, ninguno podía usar ropa en la casa. No era sólo algo sexual. Hacíamos nuestras cosas, preparábamos la cena y veíamos televisión. Por supuesto, esa exposición desnudos uno frente al otro provocaba algunos juegos sucios después, pero para ese momento, ambos estábamos lo suficientemente desensibilizados a cualquier preocupación o incomodidad sobre nuestros cuerpos y sólo podíamos poner atención en el otro.

Así como muchos de nosotros odiamos el sonido de nuestra propia voz en una grabación, muchas veces evitamos la vista de nuestro propio cuerpo desnudo. Sólo necesitas un poco de práctica. Hay algo especial sobre aceptar el hecho de que este es tu cuerpo y el de nadie más. Con el tiempo cambiará un millón de veces y está bien. Siempre serás tú. Pasar tiempo a solas o con tu pareja sin ropa con el tiempo es una excelente forma de llegar a aceptarlo.

Otra gran manera de cambiar tu perspectiva respecto a tu cuerpo es reconocer la belleza natural en otros. Si bien los medios en su mayoría siguen siendo pésimos para presentar un estándar de belleza realista, las redes sociales pueden ser un gran lugar para ganar exposición a cuerpos realistas. Ve a Instagram y mira algunas de las cuentas que salen cuando buscas “body positive” [cuerpos positivos] o “body appreciation”[apreciación del cuerpo]. Mira la diversidad de personas y formas de cuerpo en las imágenes y reconoce la belleza en cada una. Nadie es “perfecto”, pero si lees los comentarios, encontrarás gente que en verdad aprecia el cuerpo de estas personas. Tú no eres la excepción.

El último consejo que puedo darte es cambiar tu forma de pensar respecto al sexo. Muchos problemas surgen cuando consideras el sexo como un performance. Creamos demasiada presión para actuar, para vernos perfectos y leer la mente de los demás. En lugar de enfocarnos en cómo se ven tú o tu pareja, intenta absorberte en el momento. Practica un sexo con más sentido y sumérgete en los pequeños detalles sobre cómo se siente tu cuerpo, cómo sientes la conexión y cuánto te estás divirtiendo. En definitiva esto requiere práctica y esas preocupaciones podrán volver. Cuando eso suceda, sólo reconócelas e intenta redireccionar tu atención al acto. Reabsórbete a ti mismo en la belleza del momento