Color y tradición en las festividades de Día de Muertos del Colegio Salvador Díaz Mirón

11 noviembre 2017 | 13:00 hrs | Fabiola Alejandre

Poza Rica, Ver.-  Con la finalidad de preservar la tradición de los altares de Día de Muertos y mantener vivas las tradiciones mexicanas, el Colegio Salvador Díaz Mirón,
montó su tradicional Muestra de Altares de Muertos el pasado 1 de noviembre en las instalaciones del colegio.

Este evento muestra una de las tradiciones más hermosas de nuestro país y el dedicar un altar de muertos es una de las costumbres que los directivos de este colegio han fomentado y transmitido de generación en generación a sus alumnos, al igual que el Concurso de Catrinas que año con año realizan.

La inauguración del altar de muertos estuvo basado en las costumbres y tradiciones del nuestro estado, el cual con su majestuosidad y colorido deslumbró a los invitados quienes escucharon atentos a las alumnas quienes realizaron un reseña sobre la elaboración del altar.

Este bello altar que fue elaborado por alumnos de secundaria y preparatoria, mostró hermosos detalles de lo que son nuestras tradiciones, con sus ofrendas, en las que se pudo observar: el pan de muerto, chocolate, tamales, dulces, mandarinas, naranjas, jícamas, calaveritas de dulces, plátanos, calabazas, manzanas entre otras cosas así como
el colorido del papel picado, las hojas de palmilla, las flores de cempasúchil y mano de león; todo siendo iluminado por las velas que ardían y el olor a copal.

Se realizó la inauguración de la muestra de calaveritas realizadas por los alumnos de la institución haciendo el corte de listón la profesora Carolina Pérez Rosas acompañada del profesor Alfonso Arroyo Hernández.

En dicha muestra los alumnos mostraron originalidad y picardía en cada una de sus calaveras las cuales estaban dedicadas a directivos, maestros y alumnos de este prestigiado colegio.

Posteriormente, los presentes pudieron apreciar la exhibición de pequeños altares y de un divertido sketch, todos realizados por alumnos de bachillerato.

Al término de las actividades directivos y padres de familia degustaron un rico chocolate y pan de muerto, agradecieron a ellos y a los alumnos que participaron en esta actividad donde realizaron estos hermosos trabajos, que permite constatar que como mexicanos sabemos hacer de nuestra vida una fiesta, con bellos detalles como los recuerdos, las flores, colores, olores y sabores que entre alegría y nostalgia nos recuerdan a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros.