CLAVILLAZO

30 noviembre 2016 | 11:12 hrs | Columna

Por Mario Noriega Villanueva

El personaje artístico con ese nombre, era ciertamente inocentón, pero no tenía un pelo de estulto. Su mímica lo distinguió y su particular modo de hablar hizo reír y divertirse a muchísimos mexicanos que tuvieron oportunidad de ver sus películas. El actual, dirigente del partido en el poder, lo quiere imitar al auténtico o es tanto su cinismo y su estupidez que sencillamente ni él se cree lo que dice, aunque lo pregona con vehemencia porque así se lo han ordenado, sin eco alguno incluso entre los propios rojillos que lo escuchaban y a lo mejor aplaudían pero obligados porque si no se quedan sin la papa.

O es, o se hace. Para el caso, es lo mismo. Es tanto su cinismo o extraordinaria su estulticia al pedir que al caso de Javier Duarte, se le de “borrón y cuenta nueva”. Si chucha, como el ni es de Veracruz, ni lo han dejado en el fondo del abismo económico, político y social, pues le vale, pero a los veracruzanos no. Ellos piden y exigen el ejercicio de la justicia, la aplicación estricta de la ley y no el encubrimiento porque esto es peor todavía, puesto que se trata de proteger a quien ha saqueado al estado y lo peor, lo deja a partir de mañana oficialmente, hundido en la pobreza y prácticamente sin esperanza de remontar, al menos en poco tiempo, toda la adversidad que le heredarán al gobierno panista como pecado por haber extirpado al PRI del gobierno de la entidad, tras más de 80 años de gobiernos rojos que tiñeron de escarlata, fomentaron y protegieron la corrupción, complicidad, connivencia con el crimen organizado, deshonestidad e impunidad a jarochilandia y la dejan totalmente desamparada.

El “Clavillazo” tricolor de plano, “se hizo fuera de la nica” y sin ningún rubor, con todo cinismo y desvergüenza pidió “borrón y cuenta nueva” como una “gracia” a los corruptos funcionarios emanados y protegidos por el priismo: Es inconcebible tal petición, quizá porque él mismo, es un representante de la corrupción –recuerden su liquidación millonaria de Comisión Federal de Electricidad, testigo mudo de su ineptitud–, pero hay que reconocerle que todo lo que le ordenaron decir para convencer a los mexicanos de que su partido –habría que ver si efectivamente es militante y desde cuando–, debe ganar las elecciones del 2017 y 2018 como él con toda seguridad lo afirma, sucederá.

Jamás de los jamases los mexicanos concebirán a un Partido Revolucionario Institucional sin la corrupción que es la particularidad que le “prestigia” por la deshonestidad de sus representantes populares que engañan y mienten impunemente al pueblo al que mantienen prácticamente sojuzgado en una “dictadura perfecta”, lograda a través de negociaciones perversas y obedeciendo instrucciones que vienen desde fuera, porque la intención de todos los desnacionalizados funcionarios, desde los presidentes de la República, y con la connivencia de los demás órdenes de gobierno, son los responsables de que

México, con todo y su riqueza inmensa con la que cuenta, la haya regalado a los poderosos.

Enrique Ochoa Reza, estará en Veracruz, el próximo viernes en el recorrido que anunció durante una entrevista televisiva de las que pacta el sistema para intentar rehacer el camino que desde hace décadas perdió en perjuicio de los mexicanos. vio que desde el centro tendrán que vestirle el evento porque en estos momentos, al menos en Veracruz, los llamados del PRI, son como las llamadas a misa. Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com