Celebran Día del Marciano en tres ciudades de Tamaulipas

Festejan la protección de los extraterrestres contra los huracanes

Foto: web
21 octubre 2017 | 17:43 hrs | Infobae | Nacional

México.-Tampico, Ciudad Madero y Altamira son ciudades costeras del sur de Tamaulipas, estado del norte de México. Aunque se trata de una zona que por su ubicación geográfica sería muy vulnerable al golpe de los ciclones que embisten por el Golfo de México, allí no ha habido un solo fenómeno natural que irrumpa la calma desde 1966.

La ciencia tendrá sus respuestas, pero entre los habitantes de estos puertos corre una leyenda: que su buena suerte se la deben a los extraterrestres que habitan una base marítima en las confluencias de los puertos de Madero y Altamira, donde comienza la barranca continental.

Por eso, en 2013, acordaron dedicar el último martes de cada mes de octubre a los marcianos y hasta levantaron una estatua en su honor en el estacionamiento de la zona sur de la playa de Miramar, en Madero, que se supone mira hacia la base extraterrestre. Era el busto de un marciano verde con cara de personaje de película de Hollywood, montado en una estructura de madera. “Su autor fue un escultor venezolano que vivía en Tampico, y a quien se la encargaron con fines turísticos”, recuerda Marco Antonio Torres Flores, cronista vitalicio de Tampico y quien en 2011 fue jefe del Archivo Histórico del Municipio.

Foto: web

OVNIS a la vista
El origen del Día del Marciano en esta zona conurbada costera de Tamaulipas, dice Torres Flores, se atribuye a un conocido conductor de televisión del norte de México. Un hombre llamado Ernesto Chavana, que desde el estado vecino de Nuevo León convocó a sus televidentes a celebrar la protección de los extraterrestres.

Fue en 2013, luego de que esta región sur del estado quedó a salvo del huracán Ingrid, que de manera imprevista cambió su trayectoria en el Golfo de México, rumbo a la zona limítrofe con Veracruz.

El martes 29 de octubre de ese año “Chavana encabezó la inauguración del provisional busto del marciano y transmitió un programa especial desde el lugar”, dice Torres Flores.
En la “ceremonia” participaron incluso funcionarios municipales y la cronista de Ciudad Altamirano, Carolina Infante, quien describió el arraigo popular de la leyenda extraterrestre como un fenómeno social.

Pero la leyenda alienígena viene de tiempo atrás. Comenzó en los años setenta, cuando Alberto Zecua, un ingeniero de la Ciudad de México que se avecindó en esta zona, aseguró que había sido contactado por extraterrestres. Después otros repitieron la historia.

Previo a este primer contacto extraterreste, la prensa de Tampico ya había reportado el avistamiento de ovnis en la región. El lunes 7 de agosto de 1967, un año después de que el huracán Inés impactara la zona, el periódico El Sol de Tampico publicó en su primera plana y a ocho columnas: “Platillos Voladores sobre Tampico”, en la que hace referencia a “aparatos luminosos” que aparecieron en cielo del puerto.

Foto: web

“Dicen que el contacto es telepático, que han tenido viajes astrales o a la base extraterrestre y que les ordenan colocar metales en la playa, como las viejas leyendas de los cuchillos enterrados en la tierra para evitar las tormentas”, dice el cronista.

En la región nació además la Asociación de Investigación Científica Ovni (AICOT) que integran aproximadamente 30 personas que se reúnen regularmente para intercambio de información sobre el fenómeno ovni, y cuentan con el apoyo de la Mutual UFO Network (MUFON), la organización estadunidense que investiga casos de avistamientos.

Su presidente es Juan Carlos López, quien ha relatado que sus contactos extraterrestres se remontan a su infancia en Ciudad Madero. Él es uno de los convencidos que asegura que la base submarina extraterrestre se ubica a unos 40 kilómetros de la playa de Miramar, y que tiene nombre: se llama Amupac.