Cecil Duarte, El Cinismo hecho persona…..

30 agosto 2017 | 23:18 hrs | César Estrada

“Cuando el poder se acaba, se acaba para todos por igual” y para Cecil Duarte no fue la excepción, reapareció en el Córdoba de sus amores, triunfos y fracasos, señalado de ser un orquestador en el desfalco millonario al Estado Próspero como lo recita su aún cuñada Karime en el libro de la Prosperidad.

El día de hoy Cecil Duarte acudió a renovar su licencia para conducir, así que no le extrañe si lo ve circulando en un taxi de los que gestionó cuando su hermano Javidu era el Rey Midas y concedía los caprichos de sus familiares; en entrevista afirmó que el ex mandatario ‘goza’ de salud, aunque ha bajado 12 kilos desde que se puso en huelga de hambre el pasado 18 de agosto, pero la atención médica que reciben el centro penitenciario donde está recluido Duarte de Ochoa es excelente, lo cual ha sido constatado en las visitas que él ha realizado.

“Mi hermano está bien, la preocupación que yo tengo como familiar es que, con lo de la huelga de hambre vaya bajando sus signos vitales, ya que cuando inició la huelga pesaba cerca de 118 kilogramos, antier lo pesaron en la mañana y bajo casi 11 kilos, por qué lo checan tres veces al día” comentó.

Ante el cuestionamiento de las concesiones de taxis, por las que ha sido señalado, dijo sentirse tranquilo, y que no buscará ampararse por temor a ser detenido ya que no fue funcionario público, ni participó en el robo a Veracruz, mucho menos tiene concesión o taxi alguno en su poder, tal es así que puede caminar libremente por las calles de esta ciudad, ir y venir de visitar a su hermano recluido en el Reclusorio Norte.

Por otra parte dijo que entorno a su cuñada y ex primer dama de Veracruz, Karime Macías de Duarte, no sabe de ella ni mucho menos está enterado que visite a su hermano, ya que no han tenido comunicación alguna, desde que huyeron del Estado Próspero.

Cabe recordar que él Cecil Duarte dice estar tranquilo, cuando, este ha sido señalado de pedir obras, contratos, proyectos productivos, incluso hasta designar alcaldes, y de pilón vender las concesiones de taxis o en el mejor de los casos apostarlas en los juegos de carta que acostumbra organizar en su casa donde vive solo, ya que dicen su esposa lo abandonó. Incluso es de señalar que los escoltas que acostumbraban traer todos los familiares costaban miles de pesos a los Veracruzanos, 150 elementos para toda la familia y unos más para uno que otro “amigo” de la familia.

*Esta es opinión personal del columnista