#CasoWinckler; La ineficacia de los operadores en el Congreso

La sesión del Congreso de Veracruz de éste jueves 7 de febrero, fue una gran y gigantesca comprobación de la ineficacia de los operadores políticos del gobierno

Congreso del Estado de Veracruz
8 febrero 2019 | 9:15 hrs | | Marco Antonio Aguirre
  • Diputados de Veracruz: Cuando abundan los pretextos…
  • No son horas, si no días los que se necesitan para sacar a #Winckler

 

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

La sesión del Congreso de Veracruz de éste jueves 7 de febrero, fue una gran y gigantesca comprobación de la ineficacia de los operadores políticos del gobierno del estado en esa instancia.

Vaya, debían tener 34 votos de la Cámara de Diputados para poder declarar procedente el juicio político contra Jorge Winckler, pero sólo tenían 27; les faltaban 23.

Es decir, sólo el bloque de Morena estaba con ellos, más un diputad@ más. ¿Quién?.

Quién sabe.

No amarraron a ninguna de las otras 4 bancadas del Congreso.

¿Inocencia o ineficacia?

Este fue su segundo fracaso.

El primero fue el no poder sacar las propuestas de magistrados que el Gobernador Cuitláhuac García mandó al Congreso.

Ahora, no pudieron juntar los 34 votos necesarios para poder llevar a Jorge Winckler a juicio político.

Sólo tenían los votos de Morena…

Y uno más

Foto: Web.

27 (Veintisiete, así es), solo esos.

El número de diputados en Morena (si quieres contarlos, aquí está la lista http://www.legisver.gob.mx/Inicio.php?p=legis ), 26, más uno.

Conseguir los otros 7 votos implicaría “convencer” a los 3 del PRI, a la diputada del PVEM, al del PT y los dos del PES (con todo y que son sus aliados).

Pero como probablemente alguno de ellos ya les había dado el voto, les falta uno.

¿De dónde podrían sacar el voto que les falta?.

Tendrían que romper el bloque del PAN y sus aliados. 13 panistas, más dos del PRD y 2 de Movimiento Ciudadano.

Pero no lo hicieron.

¿Lo intentaron?.

No pudieron.

Fueron ineficaces.

Su ineficiencia está condenando al estado y a los veracruzanos a tener un Fiscal inconveniente, ligado amplia y peligrosamente con Miguel Ángel Yunes.

Eso es indiscutible.

¿Quiénes son los ineficaces?

El presidente de la Junta de Coordinación Política se llama José Manuel Pozos Castro y le dieron ese puesto aún cuando llegaba postulado por el Partido del Trabajo (PT).

Por cierto, en el PT están más que molestos con él, porque en lugar de ayudar al partido que lo nominó, los ha hecho a un lado.

El coordinador de la bancada de Morena se llama Juan Javier Gómez Cazarín, con un historial tan pobre, que ni siquiera se atreve a poner su semblanza en la página de la Legislatura, pero si coloca una “bonita imagen”, cruzado de brazos, con sonrisa floreciente, camisa rosada de buena marca y cinturón de esos que también son de marca de tienda exclusiva.

Ellos son los que no pudieron sacar ninguno de los dos asuntos que requerían mayoría calificada.

Ahí está, detenido, el nombramiento de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia, aún cuando al gobernador le urge que eso quede.

Ahí está, detenido, el Caso Winckler, aún cuando a todos los veracruzanos nos urge que eso quede, para ver si la procuración de justicia en Veracruz mejora, con un buen Fiscal, no con otro Fiscal carnal, a modo, que sólo llegue a estar de queda bien con el gobernador.

Sólo los votos de Morena…

Más uno.

No pudieron conseguir los otros siete, ni aún con todo y el “apoyo” o la “presión” que desde las oficinas de Palacio de Gobierno, ubicadas frente a Plaza Lerdo y el Parque Juárez, tenían…

¿Tendrán?, ¿se mantendrá?.

Foto: Antonio Alatriste

EN LA INCAPACIDAD, “CUANDO ABUNDAN LOS PRETEXTOS…” Dice el dicho y dice bien.

Después del fracaso de los operadores para sacar adelante la procedencia del #CasoWinckler, desde el Palacio Legislativo comenzaron a brotar las versiones de “traición”, acusando “apetitos” políticos personales.

Fue el mejor pretexto que pudieron encontrar. Fue la “mejor jugada” que se les ocurrió.

Aunque los diputados de Morena –todos- ya iban con la intención de votar a favor del dictamen del juicio político contra Winckler, de hacerlo de manera pública, para que se viera su sentido del voto y que no los acusaran –precisamente- de “traición”.

Bueno, sólo había una diputada que empujo por el voto secreto, para resguardar precisamente los suyos (¿o eran de un familiar?.

En contraparte, los panistas dejaron correr la versión de que tienen videos donde se muestra a los “operadores políticos” de Morena en el Congreso, hostigando y presionando a diputados, tanto de ese partido como de otros, para que votarán a favor del inicio del juicio político contra Jorge Winckler.

Y que los iban a tener ahí, para mostrarlos, si hacía falta.

Un clavo más…

Jorge Winckler Ortiz

NO SON HORAS, SI NO DÍAS LOS QUE SE NECESITAN PARA SACAR A WINCKLER. Por eso las 17 horas que Pozos Castro decretó como receso para realizar la votación, son insuficientes.

Hacen falta varios días, muchos días, para sacar a Winckler.

Pero sobre todo, nuevos operadores políticos. Y eficaces.

Éste proceso mal llevado, terriblemente mal llevado…

¡Pésimo en su conducción!…

Por eso necesita días.

Alguién que sí sea eficaz.

Que haya probado que puede con el paquete

Que tenga la experiencia necesaria.

Pero aceptarlo significaría bajarse de la soberbia de sentirse el dueño del poder (sin serlo) y entender que las grandes fortalezas se construyen, no brotan cual flor de yerba en maleza.

Se puede ser el dueño del terreno, pero si no se sabe cultivar, sólo producirá matojos…

…Y yerba mala.

Ojalá que las cosas se encaminarán bien.

Los terrenales estamos esperando un bueno gobierno que nos devuelva la esperanza, pero sobre todo que detone el crecimiento del estado, en todos sentidos.

¿Sabía usted que un estado débil es incapaz de garantizar la seguridad de sus pobladores?.

¡Por favor!

YA.

Queremos un Veracruz creciente, otra vez.

¡No queremos pretextos, excusas, disculpas, evasivas y demás!

Gobernador, si los que están, no pueden….

CAMBIÉLOS

¿Por favor?.

Los terrenales se lo agradeceremos… Y muchos místicos, también.

 

Esta es opinión personal del columnista