Caso Policía Federal: La verdadera “Mano Negra”

7 julio 2019 | 10:58 hrs | José Sobrevilla | Columnistas
  • Con Genaro García Luna el crimen organizado infiltró a la corporación formando un verdadero “Cartel policiaco”, ha asegurado el periodista Ricardo Ravelo

Por José Sobrevilla

Con sus bloqueos y manifestaciones, la rebelión en la Policía Federal hizo de la semana que cierra noticia obligada. Al pliego petitorio se sumó la afirmación del Presidente López Obrador de que atrás del movimiento había “mano negra”; en el argot mexicano: “intereses ocultos para desestabilizar su gobierno”. Cuando un policía pidió públicamente que el expresidente Felipe Calderón Hinojosa los representara sindicalmente, inmediatamente se pensó que atrás de la revuelta estaba el otrora “presidente del empleo” (y que más desempleo generó en su mandato) quien con un video salió  a desmentir en redes sociales –“indignado”– estar tras bambalinas exigiendo pruebas. Fue así que López Obrador ordenó hacer una investigación a fondo de la corrupción en esa corporación, mientras tanto Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, exigía y exigía a los policías rebeldes regresar armas y vehículos.

Independientemente de que de 2017 a 2018, la Auditoria Superior de la Federación haya encontrado en la Policía Federal compras no autorizadas por 14.7 millones de pesos en vehículos, así como “deficiencias” en sus mecanismos de control para garantizar el manejo adecuado de recursos públicos, lo importante de la aparición del nombre del ex presidente panista es que –afirma Ricardo Ravelo[1]– fue durante su administración que Genaro García Luna ex Secretario de Seguridad Pública, la Policía Federal, la cual hoy se niega a sumarse a la Guardia Nacional recién formada por la administración lópezobradorista, fue infiltrada por el crimen organizado formando verdaderamente un “Cartel policiaco”.

Lo cierto también, es que cuando Genaro García Luna estuvo al frente de esta corporación policial, nunca se actuó en contra del cártel de Sinaloa mientras Joaquín Guzmán Loera, ‘El Chapo’, se mantuvo al frente de esa organización; pero sí fue eficaz en contra de Los Zetas, rivales de Sinaloa, y de otros grupos antagónicos como La Familia Michoacana o Los Caballeros Templarios, confirma Ravelo.

Esto es importante porque en noviembre de 2018 los medios reproducían la acusación de Jesús “El Rey” Zambada García, testigo en el juicio por narcotráfico contra Guzmán Loera, afirmando que García Luna recibía sustanciales sobornos del narco, de los cuales sospechosamente la Unidad de Inteligencia Financiera nunca ha dado cuenta.

Muchos conocemos superficialmente al que fuera “hombre fuerte de la seguridad” con Felipe Calderón, pero lo cierto es que, el ingeniero mecánico egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, al ver que en su carrera no había futuro y al estar al frente de la Agencia Federal de Investigación (AFI) con Vicente Fox, el gobierno mexicano lo envió a prepararse con las principales agencias de seguridad e inteligencia de Estados Unidos, España, Israel, Francia, Colombia y Japón; incluso llegó a ser candidato a la Presidencia de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol)”[2].

Fue también formado y especializado –se puede leer en Wikipedia– en Seguridad Pública en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, hoy “desaparecido” Cisen, de donde pasó a la Policía Federal Preventiva, PFP, en 1999 y, en 2004 concluyó un diplomado en Planeación Estratégica por la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM.

En la Policía Federal Preventiva fue coordinador de inteligencia, antes de que esta corporación, junto con una brigada militar de la Armada de México y personal del Cisen, terminara por integrarse a la célebre Policía Federal de Caminos.[3]

Amplio conocedor de su ramo, la inteligencia, en diciembre del 2000, a invitación cerrada, García Luna participó en un proyecto para la restructuración de la Policía Judicial Federal, PJF, y finalmente Rafael Macedo de la Concha (militar y político que fuera Procurador General de la República de 2000 a 2005 con Vicente Fox) lo nombró Director de Planeación y Operación de la Policía Judicial.

Ya con este perfil y experiencia, en septiembre de 2001 el panista Vicente Fox le ordena crear y dirigir la Agencia Federal de Investigación, AFI. Corporación que fue beneficiada con equipo donado por las víctimas de secuestro –que no eran pocas–, recibiendo apoyo técnico y capacitación de las policías de España, Francia, Alemania, Colombia y Estados Unidos.​

Contundente y con la seriedad y profesionalismo que le caracterizan, Ricardo Ravelo ha asegurado que “la Policía Federal se convirtió en un cártel pagado por el Estado y al servicio del crimen organizado”. Por esas razones, desde los años noventa, desapareció la Dirección Federal de Seguridad –la policía siniestra del sistema – “y por esas mismas razones ahora se disolverá, en 18 meses, la Policía Federal. Quizá por ello es mencionado Felipe Calderón como instigador del conflicto, pues al desaparecer la Policía Federal también desaparece un instrumento político del panismo”.

A esta afirmación hay que sumar que en días pasados, antes de la revuelta policíaca, Genaro García Luna fue visto en México tanto en la Policía Federal, visitando a algunos comandantes, así como en el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, y otras instancias. Lo acompañaban cuatro guardaespaldas.

Hoy, según documentó Reporte Índigo y difundió Aristegui Noticias (Enero 21/2014) el exsecretario de seguridad regresa a México encabezando una empresa de consultoría de Miami, GL & Associates Consulting, la cual ofrece infraestructuras de telecomunicaciones, plataformas de sistemas y bases de datos; también gestionar seguridad informática, hacer localización técnica y conformar centros de rastreo. De igual forma, en sociedad con el empresario de seguridad Mauricio Samuel Weinberg con conexiones en Israel (la compañía Teletron, acusada de espionaje), abrió ICIT Private Security México, S.A. de C.V. (Adolfo Prieto No. 1458, casa 5, entre Eje 7 y San Lorenzo) misma que ofrece servicios de investigación, protección ejecutiva, seguridad física e industrial, sistemas y bases de datos, seguridad electrónica, localización y rastreo satelital.

“Con la instalación en Miami de dos empresas supuestamente no relacionadas, ambos expertos en seguridad (García Luna y Samuel Weinberg) han fabricado una alianza que se traduce en una consultoría para temas de su conocimiento: secuestros, análisis de personas, instalación de centros de control de confianza, venta de equipos de escucha, rastreo, localización… Sus socios estratégicos no son menores. Se trata de cuatro exfuncionarios de seguridad de la CIA (José A. Rodríguez Jr.), el FBI (Carlos Villar), la DEA (Larry Holifield) y la Policía Nacional Colombiana (Luis Montenegro Rinco)”[4].

Demasiados intereses para influir en la morenista Cuarta Transformación. “A río revuelto…” veremos cómo se acomodan las aguas, ya que el movimiento policial subversivo, al que pueden sumarse otras corporaciones, realmente vino a torpedear la estabilidad y funcionamiento de la Guardia Nacional. Después de ello, nada volverá a ser igual.

[1] https://www.sinembargo.mx/05-07-2019/3607784

[2] https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/justicia/el-es-genaro-garcia-luna-ex-secretario-de-seguridad-publica-acusado-de-aceptar-jugosos-sobornos-del-narco-jesus-el-rey-zambada-garcia-chapo-guzman-2690146.html

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Genaro_Garc%C3%ADa_Luna

[4] https://www.reporteindigo.com/reporte/los-socios-de-genaro/

Esta es opinión personal del columnista