Captan a “La Chivis” de Enamorándonos teniendo sexo en un antro

En ese mismo lugar también estaban otras amorosas. Una de ellas era Mishelle y Yessica, quienes complacieron a hombres y mujeres que pagaron por estar con ellas

25 febrero 2018 | 9:33 hrs | TV Notas | Espectáculos

Ciudad de México.- Poco a poco van saliendo a la luz más secretos que el programa Enamorándonos le ocultaba al público. Hace unas semanas te dimos a conocer el testimonio de varios exintegrantes y lo que eran obligados a hacer con los nuevos productores, en su relato señalaron que en los foros hubo de todo: sexo, abortos y más.

Pero lo que nadie imaginaba era a lo que se dedican una vez que se apagan las cámaras, pues si bien por el día los conocemos con una “profesión”, por la noche hacen algo totalmente diferente a lo que presumen en televisión nacional.

Una de ellas es La Chivis, ex amorosa que protagonizó varios escándalos; uno de ellos fue el de su boda fallida, peleas al aire, así como un video sexual con el Abogado del Pueblo. Sin embargo, el más reciente y que termina de ensuciar su reputación fue el que un medio de comunicación ventiló luego de que la captó en un club nocturno en Cuernavaca teniendo relaciones con varios hombres.

Resulta que La Chivis dejó que esos tipos se aprovecharan de ella por 200 pesos, pero para cumplir sus fantasías se puso el vestido de novia con el que todo México la vio humillándose en aquella boda que no pudo suceder.

Incluso La Chivis comienza complaciendo con un baile erótico, pero esa cantidad de dinero que dieron fue suficiente para que ella accediera a un encuentro íntimo. Entonces se subió en las piernas de ese hombre, se arrancó los calzones y después comenzó a moverse de manera brusca, por lo que era obvio lo que estaba pasando en pleno escenario de ese club y frente a cientos de personas.

Aunque descubrieron que no era la única, en ese mismo lugar también estaban otras amorosas. Una de ellas era Mishelle y Yessica, quienes complacieron a hombres y mujeres que pagaron por estar con ellas, aunque la suma que ofrecieron sólo les alcanzó para un baile y, si corrieron con surte, una nalgada o un beso.