Candil de la Calle, oscuridad de su casa

20 abril 2016 | 13:05 hrs |

El próximo 24 de abril, El GIEI (Grupo de Interdisciplinario de Expertos Independientes) provenientes de la CIDH (Comisión Interamericana de Derecho Humanos) dará un informe donde expondrán las conclusiones a las que han llegado después de 18 meses de investigación acerca del paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Asimismo, manifestarán las razones por las cuales su trabajo en el caso y en México ha concluido. Una de las principales razones y la más sustancial, es debido a que ya no existen las condiciones básicas para poder continuar con su trabajo, así cómo, la seguridad e integridad de los integrantes de dicho grupo. En las últimas semanas ha existido una campaña de desprestigio en contra del grupo y el secretario de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza, por la supuesta malversación de recursos para la investigación.  Incluso se abrió una averiguación previa en contra del secretario de la CIDH.

No obstante, la instrucción de que el GIEI rindiera un informe final y, por lo tanto, que no continuara con la investigación fue ratificada por el Presidente Enrique Peña Nieto -a pesar de la petición de los padres de familia de los desaparecidos de que el GIEI se quedará hasta llegar a la verdad- en una rueda de prensa que otorgó mientras hacia una visita de Estado en Dinamarca. Hay que recordar que el Presidente, aquí en México, nunca ha dado una rueda de prensa y mucho menos ha aceptado hablar acerca del caso de Ayotzinapa frente a periodistas. De igual manera, el Presidente destacó que en México existe un sistema de protección a los derechos humanos y que se han implementado política públicas para avanzar en dicho tema que, enfatizó, son fundamentales para su gobierno. EPN Es capaz de argüir en pro de los derechos humanos en el extranjero cuando hace unas semanas se aprobó el dictamen para reglamentar el Estado de excepción, es decir, la suspensión de garantías individuales en cualquier momento.

A pesar del esfuerzo por el Gobierno Federal por evadir rendir cuentas, esclarecer los problemas de corrupción,  la desaparición continua de personas y, por lo tanto, la crisis de derechos humanos que se vive en el país, cuando EPN realiza una visita de Estado se ve con la necesidad de hablar del tema debido a que la comunidad internacional y los gobiernos a los que visita es fundamental tocar los tópicos dado que es de interés público. Inclusive, Angela Merkel reiteró la ayuda de su gobierno para la investigacion forense de la desaparición de los 43 normalistas en Ayotzinapa.

A la comunidad internacional ya se le olvidó las reformas estrucutrales esas mismas que hizo que el Presidente apareciera en la portada de la revista Time, ahora no sólo la sociedad mexicana le debe explicaciones, sino a cada uno de los gobiernos que tenga relaciones. El Presidente cada día cae más en los niveles de aceptación y su negación por enfrentar los problemas le pueden cobrar factura al partido que pertenece en las proximas elecciones. Es tal la negación del Presidente que una vez que el GIEI rinda su informe no recibirá a los padres de familia, lo hará Osorio Chong. A todo esto EPN  de muestraque es un candil de la calle oscuridad de su casa…