Canaco quiere que en Ley de Vigilancia para comercios haya flexibilidad para empresarios

Tienen dudas en cuanto a la clasificación de lo que se tomaría en cuenta para las sanciones, pues existen tres tipos de giros mercantiles: de bajo, mediano y alto impacto

Foto: Web
5 marzo 2018 | 18:04 hrs | Valeria Marcial | Xalapa

Xalapa, Ver.- El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) delegación Xalapa, Gerardo Libreros Cobos, solicitó que las sanciones que se les quiere aplicar en la Ley de Vigilancia a los empresarios, en caso de no contar con cámaras de vídeo vigilancia o seguridad privada en sus negocios, sean sensibles y flexibles, toda vez que su implementación implica un fuerte desembolso para los propietarios.

En noviembre del 2017, en el Congreso de Veracruz se recibió la ley que Regula los Establecimientos Mercantiles en Materia de Seguridad del Estado que tiene por objeto proteger, tanto a las personas como los establecimientos, contra toda acción delictiva.

En entrevista el empresario de la capital veracruzana destacó que lo que desean es que no haya sanciones, “porque si los negocios no cumplen con lo que se está estipulando en esa ley va haber sanciones, él nos decía que una ley que no contemple sanciones es una ley imperfecta, es correcto, pero puede ser gradual”, pero reconoció que si hay reincidencias entonces si se aplique.
Toda vez que puso como ejemplo que si a un comercio lo asaltan y todavía por no contar con cámaras lo van a multar, consideró es “un doble castigo”.

Libreros Cobos explicó además que tienen dudas en cuanto a la clasificación de lo que se tomaría en cuenta para las sanciones, pues existen tres tipos de giros mercantiles: de bajo, mediano y alto impacto.

Adelantó que probablemente el de bajo impacto no será de ninguna manera obligando, porque esta ley es de mediano y alto impacto, por lo que desean saber quiénes van a estar comprendidos dentro de estos niveles de clasificación, “para saber qué es lo que implica el desembolso económico para cada uno de los sectores”.

Sin duda –dijo- lo que temen, es que los quieran a obligar a pagar por su propia seguridad en los negocios.

“El problema es no tanto que no confiemos, el problema es que si queda en una ley es más difícil de mover, en cambio sí queda en un reglamento el reglamento si lo pueden mover sin ningún problema, entonces queremos certeza”.

Por último, expresó que el 80 por ciento de los negocios ya tienen cámaras de seguridad, sin embargo, el problema continúa siendo el enlace con las del C4, “establecer cuantas cámaras por negocios, porque algunos solo tienen una, o estas no tienen la tecnología suficiente para enlazarse al C4”.