CAEV y Pemex dejan obras inconclusas en Poza Rica

Pese a tratar de llevarlas a cabo, el escaso dinero con que contó la actual administración, lo impidió

A un costado del CRIT se comenzó a construir la planta tratadora de aguas residuales. Foto: Noreste.
26 diciembre 2017 | 7:48 hrs | Misael Olmedo

Poza Rica, Ver.- Por falta de recursos, la actual administración municipal dejará de herencia obras “visionarias”, como la planta de tratamiento de aguas residuales y el libramiento Oro Negro.

Pese a que se planteó como uno de los proyectos más importantes para Poza Rica por parte de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV), la planta de tratamiento de aguas residuales en esta ciudad no se concluyó, aunque los trabajos iniciaron desde hace más de cuatro años.

El proyecto es coordinado por la CAEV a nivel estatal, por lo que la dependencia en sus oficinas locales desconoce el avance del mismo, sin embargo, las maniobras se quedaron a un 60% de concluir.

Desde septiembre de 2011 comenzó la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales en Poza Rica, se construyeron sedimentadores y la infraestructura básica, pero desde hace más de dos años se detuvo.

Con un 60% de avance fueron abandonados los proyectos. Foto: Noreste.

Cabe señalar que el regidor comisionado en Agua Potable, Drenaje y Alcantarillado, José Constantino Mancilla Reyes, destacó que fue solicitada información sobre los avances del proyecto a la CAEV, aunque desconocen los motivos por los cuales se retrasó su conclusión.

Además, en los sedimentados se introdujo  un emisor que consistió en la colocación de la tubería que trasladará todas las aguas negras desde el cárcamo de bombeo hasta la planta de tratamiento de aguas residuales.

Para el proyecto se  anunció una inversión superior a los cien millones de pesos y, aunque las maniobras están suspendidas y no hay fecha de entrega del proyecto que es una necesidad para la ciudad.

De acuerdo a lo presentado en el proyecto original, serían más de diez kilómetros de tubería los introducidos para trasladar las aguas negras que actualmente terminan directamente en arroyos de la ciudad.

Este proyecto se lleva a cabo en un terreno aledaño a las instalaciones del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT), en la carretera Poza Rica-Cazones, en donde se puede observar que no se ha dado continuidad a las maniobras.

Otro de los proyectos inconclusos y planteados como “visionarios” en materia vial, es el libramiento Oro Negro que se quedó inconclusa y con afectaciones a caminos de campesinos que reclamaron al gobierno municipal una indemnización.

En esta obra hubo limitantes en los derechos de vía necesarios para que se pudiera realizar, aunque la presente administración no cuenta con algún reporte al respecto por parte de Pemex que efectuaría una millonaria inversión para que el libramiento se concluyera a la par del distribuidor vial.

Cabe recordar que el distribuidor vial y el libramiento Oro Negro fueron anunciados en evento conjunto entre Pemex y autoridades locales, sin embargo solamente el primero se desarrolló, mientras que el segundo está estancada y sin fecha de que se retomen las maniobras.

La construcción del libramiento Oro Negro fue suspendida a  mediados de 2012, bajo el argumento de que al menos  ocho propietarios de terrenos ejidales por los que atraviesa el proyecto de construcción se negaron a dar la anuencia para el desarrollo de este proyecto.

Del libramiento solamente quedó una maqueta. Foto: Noreste.

La mayoría de estos predios son campos agrícolas, por lo que los propietarios solicitaron que se les entregue alguna indemnización por las posibles afectaciones que pudieran presentar en sus terrenos.

De igual forma la crisis presupuestal en la industria petrolera registrada en esta zona luego de que la Reforma Energética también frenó las maniobras para contar con dicha vía de comunicación que serviría para disminuir la carga vehicular en bulevares como el Adolfo Ruiz Cortines y el Central Norte.

El libramiento Oro Negro sería una prolongación de vialidad rápida de 2 carriles con acotamiento y 9 kilómetros de longitud, pavimento asfáltico con entronques con la avenida 20 de noviembre, con la carretera a Santa Águeda y con la carretera Poza Rica-Cazones.

Ambos proyectos han sido heredados entre las administraciones municipales, pese a que son dos de los rubros que más reclamos se tienen, agua y vía de comunicación, por parte de la población.