Blindan Sinaloa tras batalla por la liberación de Ovidio Guzmán López

El gobierno federal envió a 230 efectivos de élite a reforzar la seguridad en la capital de Sinaloa

19 octubre 2019 | 19:40 hrs | Al Tanto Guerrero | Nacional


La estrategia de seguridad del gobierno mexicano se mantiene inamovible, y el gobierno federal envió a 230 efectivos de élite a reforzar la seguridad en la capital de Sinaloa, donde se desató una batalla por la liberación de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, requerido en una corte de Estados Unidos por conspiración.

Ayer en Oaxaca, el Presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la estrategia “va bien” porque el Gobierno de México está atendiendo las causas que originan la violencia.

“Lo importante es mantener las convicciones, los principios, no zigzaguear. Nosotros tenemos una política definida para garantizar la paz y la tranquilidad, y ya sabemos lo que no hay qué hacer: el uso de la fuerza, de la violencia, las masacres”.

Informó que él mismo avaló la decisión de liberar a Ovidio Guzmán.

“La decisión la tomó el gabinete de seguridad de manera conjunta, colegiada, los secretarios, repito, de la Defensa, de Marina, de Seguridad Pública. Yo respaldé esa postura porque considero que lo más importante es la protección de las personas, lo más importante es que no haya muertos, lo más importante es la paz”, explicó.

Añadió que pacificar al país “no es fácil, es un proceso, no es sencillo porque se dejó avanzar mucho el problema, tenemos que enfrentar dos mafias: la delincuencia de cuello blanco, que se arraigó y la estamos combatiendo; y las bandas de la delincuencia llamada organizada. Eso es lo que enfrentamos”.

Por la tarde, de visita en el Hospital Rural de Tlaxiaco, López Obrador expuso que “vale muchísimo más la vida de los seres humanos que la detención de un presunto delincuente, la paz, no a las masacres, no se puede enfrentar la violencia con la violencia”. El Ejecutivo señaló que un gobernante tiene que garantizar la vida de las personas.