Baja, la formación de capital en Veracruz

14 febrero 2015 | 11:40 hrs | | Rafael Arias Hernández

El desastre económico que padece Veracruz, tiene abundante información, hechos  y fuentes sobre innumerables puntos o temas que ayudan a explicarlo. La caída de formación de capital es uno de ellos.

Según México ¿Cómo vamos?, último lugar nacional en desempeño económico de la entidad jarocha, en 2014. (ElFinanciero.11.0215)

Imposible ocultarlo, preocupante constatar, como los presuntos responsables, prófugos potenciales y beneficiarios impunes, intentan ignorar, minimizar y distorsionar lo notorio y, lo que es más grave, persisten en simular que enfrentan, atienden y resuelven los problemas. Con razón los empresarios alertan que Veracruz” a la baja en inversión y obra pública” (LaJornadaVeracruz.10.02.15)

Necesario Insistir ante lo evidente. El deterioro continua y será mayor, si se continúa con estrategia y políticas gubernamentales de más de lo mismo, porque bien se sabe que los resultados serán eso, lo mismo o peor.

DECIR Y HACER.

Preciso repetir,  una declaración no es una inversión; dar un banderazo o colocar la primera piedra garantiza que se haga la obra.

Fotografía, boletín y discurso del obsoleto, caro y faraónico acto oficial no sustituyen realidad, hechos y consecuencias de la difícil situación que se padece.

¿Por qué se empecinarse en ocultar o minimizar lo inocultable?

¿En qué se benefician gobernantes y funcionarios?

Ahí están los hechos. ¿Cuál obra pública estatal?

Verifíquese. No existe, más allá de algunas cuantas  de mantenimiento y otras pequeñas, de menor importancia.

Probado está,  que es insuficiente y notorio, sólo hacer algunas guarniciones y banquetas, así como una que otra  mediana y grande que se escapa a la regla general, de pintar, remodelar o construir  las innecesarias y carísimas  de los Juegos Centroamericanos. Simplemente no hay, o es muy poca, dicha obra pública estatal.

Ni que decir si a empresarios constructores no se les paga puntualmente; si casi a todo mundo se le debe y obliga a entrar, al corruptor «sistema de paguitos», en donde «moche», «diezmo», «porcentaje» y otras prácticas indebidas agilizan los pagos.

La realidad es que Veracruz no está obteniendo  la suficiente formación de capital fijo, para atender una de las principales prioridades, como lo es la de consolidar inversión pública y privada en infraestructura, imprescindible  para  atraer y fortalecer inversión variable empresarial, nacional e internacional.

Sin capital fijo no se está en condiciones de  alojar y apoyar viejos y nuevos proyectos, conocidos o de vanguardia; ni de aprovechar oportunidades y ventajas geográficas, logísticas y económicas.

Veracruz no lo está haciendo, porque su administración financiera oficial, tarda en responder a exigencias y tamaños de las necesidades presentes y futuras, así como a la impostergable atención de los crecientes  reclamos y rezagos sociales.

Menos responderá, si se le sobre endeuda  y mal administra, para privatizar, rematar y obsequiar patrimonio, facultades y recursos públicos, frente a una realidad más difícil y compleja.

CRECIMIENTO A LA BAJA.

Por lo pronto de acuerdo con la Formación Bruta de Capital Fijo de los Gobiernos Estatales, consignada por el INEGI, se reporta que Veracruz pasó de 8,699 millones de pesos en 2012, a sólo 6, 921 en 2013. Esto es,  se redujo en 1,778 millones, poco más del 20 por ciento.

A reserva de abundar en este importante tema de la Formación de Capital, debe mencionarse también que en ese 2013, el gobierno de Veracruz, fue superado por los gobiernos estatales de Sinaloa, Guerrero, Michoacán, Sonora, Oaxaca y el Edo. de México.

¿Las políticas y programas de fomento a la inversión pública y privada funcionan? ¿Qué destino tienen los abultados presupuestos estatales y la descomunal e injusta deuda pública de Veracruz?

¿En qué niveles están y que contribuciones reales a la formación de capital se han logrado?

¿Qué explicaciones oficiales hay al respecto?  ¿Cuáles son los volúmenes reales de capital fijo y variable de las unidades económicas en Veracruz?

CAPITAL E INVERSION.

La Formación Bruta de Capital Fijo es, como se sabe, componente importante de la inversión que realizan hogares, empresas o gobiernos.

El concepto tiene  limitaciones,  que hay que considerar para obtener el monto y valor actual. Como la depreciación, el retiro del capital obsoleto, las variaciones, la actualización y modernización,  etc.

En todo caso, a esta variable económica o indicador financiero con algunos ajustes, también se le puede conocer como inversión interna bruta.

Para el caso, baste decir que es un referente útil para saber la situación en la que se encuentra la economía; basta empezar, con hacer la identificación de los niveles alcanzados,  para apreciar cómo se fortalece o debilita el conjunto. Como se menciono, procede de las unidades económicas hogares, empresas o gobiernos.

Estas, entre otras, son las razones por las que, en el caso de la economía de Veracruz,  se introduce a esta otra perspectiva de análisis y evaluación, a partir de los datos recientes de la Formación Bruta de Capital Fijo de los gobiernos estatales en el país.

EXPLICAR LO INOCULTABLE.

Regresando a la economía veracruzana. Se sabe del crecimiento negativo y del casi estancamiento, comprobable al dar seguimiento al  Producto Interno Bruto, a precios corrientes y constantes. También se puede conocer la evolución con indicadores relacionados con ocupación, empleo, salarios y prestaciones.

Se pueden y deben utilizar variables que precisan el desarrollo de pobreza, hambre y marginación. Incluso, conocer y analizar otros aspectos, como los  relacionados con  Actividades Primarias (agricultura, caza, pesca, etc.); Secundarias (industria, manufactura, etc.); y Terciarias (comercio, turismo, servicios).

La intención de esta breve explicación, es identificar y analizar información disponible que revela, desde otro ángulo, causas y características de la problemática económica que enfrenta y padece Veracruz.

Y también señalar que preocupa que no se dé información y explicación alguna,  no sólo de la situación que se vive, sino también de las expectativas y  de los problemas que se padecen. El colmo. Tampoco se analiza y explica  información relacionada con los pocos y contados, avances  y  logros comprobados, mismos a  consolidar, fortalecer y aprovechar, empezando por difundirlos y darlos a conocer oportunamente. Cuestan demasiado, como para no aprender de ellos. Ni para presumir sirven.