Baby Driver la película que demuestra que aún quedan historias originales

La película cuenta la historia de Baby, un experto conductor que ayuda a un grupo de delincuentes a escapar luego de cometer sus asaltos

Foto: Web
22 agosto 2017 | 11:32 hrs | Viridiana Marín Marín / Cultura Colectiva

Baby driver es tal vez la mejor película del verano, es una cinta de acción con una historia original y entretenida; una versión elevada de Rápidos y Furiosos, con personajes bien desarrollados y una trama que no necesita de muchas explicaciones, se compra fácil y se digiere rápidamente. Escrita y dirigida por Edgar Wright, quien también ha dirigido películas como Shaun of the Dead (2004) y Scott Pilgrim contra el mundo (2010). En Baby DriverWright logra fusionar de una forma ingeniosa el cine y la música.

La película cuenta la historia de Baby, un experto conductor que ayuda a un grupo de delincuentes a escapar luego de cometer sus asaltos. Aunque Baby no es parte de los chicos malos, hace este trabajo para pagar una deuda que tiene con Doc, el jefe de la mafia. Gracias a su talento al volante, Baby se ve forzado a continuar con un trabajo en el que ya nada puede salir bien.

La banda sonora enmarca secuencias memorables con pocos cortes, lo que implica coreografías bien planeadas. Es una película multidisciplinaria que incluye a la música como parte de la historia, y a su vez la trama fue pensada desde la música. Es un filme totalmente original que se sale de las adaptaciones y remakes que el cine de verano nos ha traído este año.

Baby tiene una condición física producto de un accidente automovilístico que le hace escuchar un molesto ruido en el oído, y que sólo puede ahogar si escucha música todo el tiempo. Con esta premisa, Wright no sólo introduce la música como parte fundamental de la historia, sino que nos convierte en cómplices de cómo el personaje principal elige la banda sonora y lleva el ritmo de todo el filme.

Baby Driver es ese soundtrack de vida que todos nos imaginamos cada que escuchamos una canción en específico. Además, incluye referencias al cine ganster como Bonnie y Clyde, la legendaria pareja de delincuentes, pero con un cuidadoso toque de coreografías, persecuciones y piruetas automovilísticas que nos dejan una sensación de adrenalina al salir de la sala de cine.

Nota completa aquí.