Avances en obras carreteras

22 octubre 2017 | 18:18 hrs | Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

POR SI ACASO…

DEFINITIVAMENTE SON las áreas de seguridad pública y procuración de justicia los grandes yerros en el Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, ya que es menester reconocer
que en materia de obra pública se está avanzando, y fue grato usar el libramiento Cardel-Veracruz para percatarnos que, en efecto, se imprimió voluntad para terminar una necesaria
vialidad que ni los Gobiernos de Fidel Herrera o Javier Duarte pudieron concluir pese a contar con los recursos para ello. En este espacio lo hemos dicho: no solo será criticado
lo que envilece a la administración Estatal, sino que será reconocido todo aquello que es positivo para la sociedad, y en ese tenor se insertan los pasos a desnivel que conducen a
la Central de Abasto, a Coatepec, Las Trancas e infinidad de comunidades, ya que esas vialidades se encontraban en grado de terracería, y aunque provocan malestar a los
automovilistas, éste será temporal pues los beneficios, cuando se concluya serán muy importantes, y lo mismo ocurre con la carretera Xalapa-Coatepec, cuya reconstrucción ya inició, y se espera que sea en ambos sentidos para seguridad de miles de personas que
diariamente recorren esas rúas. Yunes Linares, lo decimos con reconocimiento al menos en lo que logramos percatarnos, está cumpliendo en materia de infraestructura pública, sobre todo en carreteras deterioradas, aunque el punto débil sigue siendo la inseguridad, ya que a diario son ejecutados entre siete y 10 personas en diversos puntos del Estado, y no todos son miembros de la delincuencia confrontada. Otro malestar social son los secuestros que laceran el ánimo de los gobernados por las implicaciones que traen a las familias afectadas, y en los meses recientes ese delito ha sido un flagelo para muchas personas.

ES BUENO saber, sin embargo, que se están rehabilitando las laterales del Paso Inferior Vehicular (PIV) “Central de Abastos”, que la obra va muy adelantada respecto de su
programación, y que este domingo comenzó a ser colocado el concreto hidráulico. Es indiscutiblemente positivo el avance que presenta la autopista Tuxpan-Ozuluama, Nautla-
Gutiérrez Zamora y el tramo Buenos Aires-Naranjos, en el norte del Estado, infraestructuras que de acuerdo al propio Gobernador quedarán concluidas antes de que termine este
año y en operación alrededor del mes de Mayo del próximo e, insistimos: aunque causan malestar momentáneo, éste se diluye cuando finalmente se inauguran y los gobernados
pueden disfrutarlas. Sin duda, es de reconocer, también, las obras de rehabilitación y de complemento que realiza el Gobierno del Estado en la concesión que el Gobierno
Federal le otorgó del tramo Veracruz-Cardel, además de que este año iniciará con inversión de Caminos y Puentes Federales de Ingreso la conservación del tramo La Tinaja a Cosoleacaque, una de las rúas más transitadas y deterioradas.

IGUALMENTE LOABLE es el anuncio de que dentro del programa de obras de la administración Estatal para la zona norte se iniciará la construcción del puente “Ojite” en la
carretera Álamo-Tuxpan y la pavimentación en concreto hidráulico del Libramiento de Tuxpan, y ya que esas obras impulsarán la economía y propiciarán mejores condiciones
de seguridad en toda la región pero, insistimos; si el Gobierno pusiera similar atención a la inseguridad que agobia a la sociedad pero, sobre todo, en procuración de justicia, las cosas serían mejor. Y es que, definitivamente, aunque haya impuesto a Jorge Winckler Ortiz como Fiscal, a Edel Álvarez Peña como Presidente del Tribunal Superior de Justicia y al mismísimo Sergio “el bailador” Hernández al frente de la Junta de Coordinación Política del Congreso, de ninguna manera se deben usar esas instancias para apabullar, perseguir y encarcelar a los enemigos, solo por el disfrute de la venganza, en tanto a otros se les perdona y otorga privilegios en franca violación de la ley, y acaso el tema Anilú Ingran Ballines, a quien bajaron del caballo como aspirante a la senaduría, sea un ejemplo contundente de
cómo se pretenden usar los mecanismos de la procuración de justicia que deberían ser autónomos.

NO SE duda, ni por un instante, que la obligada renuncia de Santiago Nieto a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, tenga no solo que ver con su
imprudencia en el caso Odebrecht y el ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, al difundir supuestas amenazas del ex funcionario, sino, incluso, con el tema de
Anilú Ingran, tomando en cuenta la fortaleza de su padrino, el mismísimo Secretario de Gobernación quien conoció de cerca la denuncia ante la Fepade contra su protegida por
parte de la Fiscalía, y no precisamente porque haya cometido algún delito sino para bajarla de la carrera electoral rumbo al Senado. Se trata de atajar todo aquello que les represente un
riesgo, y en aras de lo anterior no se ha dudado en utilizar cualquier medio para apagar las ansias de poder del priismo veracruzano. Al padrino de Anilú, Miguel Ángel Osorio
Chong, seguramente no le gustó que el día que vendría a Veracruz la Fiscalía Estatal hiciera trascender que la delegada de la Secretaría de Desarrollo Social podría estar involucrada en las despensas decomisadas al Colegio de Ingenieros Mecánicos y por tanto la denunció ante la Fepade que se prestaba a cualquier argüende los panistas. Eso lo sabía el Gobernador de antemano, y acaso sea un buen pretexto para irse deshaciendo de funcionarios que no le han
dado resultados, como el Fiscal twitero, y en aras de lo anterior lo indujo a involucrar y denunciar a Ingran Ballines a sabiendas de que Osorio Chong tendría una reacción
severa.

SABE EL Gobernador, y así lo ha expresado en algunas ocasiones, que las fallas en su Gobierno son en materia de seguridad y procuración de justicia, y por lo tanto buscará
una estrategia para hacer relevos sin lastimar a quienes lo acompañaron desde el principio, pero, desafortunadamente, el cargo les ha quedado grande. En ese sentido, no basta que
se esté avanzando en materia de obra pública, que se rehabiliten carreteras, pasos a desnivel, entronques, libramientos, cuando la parte álgida de toda sociedad es la seguridad y procuración de justicia, ahora estancados el Estado y sin posibilidad de remontar, por el contrario, secuestros, asaltos, ejecuciones, levantones, extorsiones, robos de autos con y sin violencia y otros muchos ilícitos van al alza, y aunque empresarios, comerciantes y todo el
sector productivo se lo ha dicho, hasta el momento no ejecuta los cambios necesarios para devolver la tranquilidad a la sociedad, y de no hacerlos difícilmente logrará lo que prometió hacer en seis meses. Yunes necesita hacer relevos en esas áreas, o su Gobierno, como el de Agustín Acosta Lagunes, será recordado por la brutal violencia que lacera al Estado y no por la obra pública, aunque ésta sea importante.
OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es la opinión personal del columnista.