Asilo de ancianos en Tuxpan dejó de prestar sus servicios

Desde hace 23 años que esta agrupación civil se ha dedicado a esta noble labor y ponderó la entrega de las mujeres que han contribuido con esta tarea social

Foto: Celenne González
24 febrero 2017 | 22:00 hrs | CELENNE GONZALEZ

Tuxpan, Ver.- Esta semana fue la última en la que el asilo de ancianos de Tuxpan dejó de prestar sus servicios, tras décadas de apoyar a personas adultas mayores que carecían de familiares que les brindarán techo y comida, este lugar estuvo a cargo de las damas del voluntariado vicentino, quienes también por su avanzada edad y la falta de recursos económicos motivaron a esta dolorosa pero necesaria decisión.

De acuerdo con los registros de este asilo, para sus gastos mensuales era necesaria la erogación de 60 mil pesos, esto entre pago de personal permanente en el lugar, además de comida, pañales y sobre todo medicinas.

A lo anterior se agrega el hecho de que las voluntarias, ya habían manifestado que no podrían apoyar a los viejitos debido a que ellas mismas por su edad avanzada se encontraban muy minadas en cuanto a salud física se refiere.

Foto: Celenne González
Foto: Celenne González

En su oportunidad, María de Jesús Hernández, del voluntariado vicentino, expresó que esta decisión, aunque es lamentable, es necesaria porque sus compañeras son también mayores de edad y no tienen la capacidad física para poder atender a los ancianitos.

Destacó que desde hace 23 años que esta agrupación civil se ha dedicado a esta noble labor y ponderó la entrega de las mujeres que han contribuido con esta tarea social, pero ya no pueden más debido a que de las nueve féminas dedicadas de lleno a esta labor, al menos cinco están enfermas.

La situación de la distancia resultó un factor que ya tenían en contra las vicentinas, por lo que tocando puertas se logró la donación de un terreno cercano. Pese a lo anterior, dijo no se han obtenido los fondos necesarios para poder construir un nuevo asilo.

Cabe señalar que recién un grupo de ciudadanos, a través de donaciones y eventos intentaron recaudar pañales y artículos de limpieza para los viejecitos que tuvieron que ser reubicados en asilos de otros estados de la República, ante el cierre de este sitio.