Ascienden al cerro del Borrego de Orizaba 1,500 personas a la semana

Está ubicado a una altura de 2 mil 300 metros sobre el nivel del mar

Foto: web
18 febrero 2017 | 11:45 hrs | Emilio Gonzáles Gómez | Orizaba


Orizaba, Ver.- Durante la semana ascienden a la cima del cerro del Borrego 1, 500 turistas, y deportistas. Desde las seis de la mañana, inició el ascenso de paseantes, dijo el coordinador del grupo de rescate alpino “Los Guardianes”, Carlos Altamirano.

Gracias al impulso del gobierno municipal que encabeza el alcalde Juan Manuel Diez Francos, las familias pueden disfrutar de museos, y practicar deportes extremos como rappel, la tirolesa y un gimnasio al aire libre, añadió el entrevistado.

Destacó que se cuenta con apoyo de la policía preventiva, Protección Civil y guías del grupo ecológico, quienes realizan caminatas con los visitantes por los alrededores de la montaña.
El parque ecológico cuenta con diferentes miradores escénicos a la ciudad de Orizaba y de Río Blanco, desde donde se puede disfrutar de una maravillosa vista de las zonas urbanas, así como otro mirador al Pico de Orizaba.

Manifestó que cuentan con instructores de deportes extremos, seguridad y gente capacitada en primeros auxilios, además existen casetas donde hay venta de aguas frescas y antojitos.

La montaña comprende alrededor de 405 hectáreas y abarca tres municipios: Orizaba, Río Blanco e Ixhuatlancillo, preservar su biodiversidad implica cuidar a toda la zona montañosa, es tener un gran muestrario natural en donde se conserva el bosque mesófilo de montaña y la selva mediana subperennifolia; existen algunas especies vegetales en peligro de extinción como el helecho arborescente y fauna exótica como el Coatí, mamífero de tamaño mediano y de hábitos omnívoros, emparentado con el mapache.

Cerro del Borrego, ubicado a una altura de 2 mil 300 metros sobre el nivel del mar, se encuentran algunas especies endémicas como el cacomixtle, serpiente torito, serpiente ratonera y musaraña; tlacuaches, armadillos, ratas de campo, ardillas, zorras, conejos y mapaches. También hay variedades de árboles donde viven distintas aves migratorias.

Y para quienes no son de Orizaba, la visita de este cerro es casi un sitio obligado. Cuentan, sobre todo los enamorados, que si uno no es de esta ciudad y sube el cerro, nunca más podrá irse de Orizaba.