Arturo Cáceres y el ámbar chiapaneco

El ámbar de su natal Simojovel de Allende, es uno de sus materiales predilectos para realizar diseños de joyería

Foto: web.
26 agosto 2017 | 8:42 hrs | Marcos Lamoyi

En alguna época los fantásticos árboles de guapinol, hace millones de años sudaban una mágica poción resinosa de color amarillento y aroma extasiante, un imán amoroso para los insectos del pasado, y que en la actualidad, su poder de atracción los ha transformado en poderosas joyas para sus coleccionistas; tan poderoso es el atractivo del ámbar, que en el universo prehispánico, los Mexicas lo exigían como tributo al pueblo que contenía esas reservas: el chiapaneco.

Foto: web.

Arturo Cáceres ha encontrado en el ámbar de su natal Simojovel de Allende, uno de sus materiales predilectos para realizar hermosos diseños de joyería, que funcionan como maravillosos escudos protectores atrayendo suerte y buena fortuna. Hoy a este estilo lo conocemos con el nombre de “folk chic”, y él es uno de sus mayores exponentes. Pero esa elegancia de sus diseños, es el resultado de una personalidad con gran intuición y exuberancia jovial; un hombre de notable talento, que comunica su alegría por la vida en volutas geométricas engarzadas en bellos sentimientos que resplandecen en las iridiscencias de la plata, de la que es un apasionado y su búsqueda por rescatar una identidad de lo mexicano.

Foto: web.

De formación arquitecto, con una infancia rodeada por las gemas y hermosa artesanía de su pueblo natal, un día Arturo Cáceres, descubre a través del minimalismo su gusto por la orfebrería, y al poco tiempo, desarrolla una pasión natural por rescatar los estilos indígenas en la creación de sus líneas de joyas, con el uso de materiales naturales hilados en plata mexicana, diseños de líneas simples y volúmenes atrevidos, que hacen de su trabajo como diseñador, objetos inconfundibles, llenos de armonía a quienes portan sus piezas. Cáceres ha sido distinguido para  desarrollar colecciones especiales, como sería su joyería iluminada por los reflejos de Gaudí o bien su colección Solar, inspirada en la exposición Faraón, en el Museo Nacional de Antropología.

Foto: web.

Hace muchos años que visite San Cristóbal de las Casas por vez primera, y en ese paseo placentero, neblinoso, en pleno centro de la ciudad, me encontré de frente a una  boutique diferente, llena de colores y formas exquisitas, una grata sorpresa en esa tierra de contrastes y talentos que es Chiapas. Atrévase usted a redescubrir su identidad…