Arrumba Veracruz 8 clínicas móviles; se ‘pudren’ en una bodega

Las unidades fueron adquiridas para atender lugares lejanos; costaron más de 140 millones de pesos, afirma el extitular de Salud del estado

Las unidades fueron adquiridas para atender lugares lejanos; costaron más de 140 millones de pesos, afirma el extitular de Salud del estado
20 enero 2017 | 8:48 hrs | Excélsior

Xalapa.- Desmanteladas y en el abandono quedaron ocho clínicas móviles equipadas con aparatos para realizar densitometrías óseas, rayos X, mastografías y ecografías doppler.

Las unidades tenían como fin recorrer aproximadamente 26 mil localidades veracruzanas y ahora permanecen estacionadas a la intemperie, inamovibles, en una bodega de la Central de Abasto de esta ciudad de Xalapa.

INVESTIGACIÓN PENDIENTE
El miércoles, el gobernador Miguel Ángel Yunes dijo que la empresa que vendió fármacos falsos es Especialidades Médicas del Sureste.
Aseguró que la Secretaría de Salud está a punto de concluir la investigación que permitirá conocer cuántas piezas de agua destilada que fueron entregadas como medicamento a niños para tratamiento contra el cáncer, fueron adquiridas y a qué hospitales se destinaron.

Otros dos tráileres con quirófano también están en el abandono en un corralón de la Secretaría de Salud.

Todos cargaban además medicamentos para atender al mayor número posible de pacientes en los lugares más apartados de la entidad.

El fin era acercar a los pobladores a los servicios médicos, ante la imposibilidad de que ellos pudieran hacerlo, pero las condiciones de los caminos, lo apartado de las comunidades, la mayoría en zonas serranas y los vehículos de poca altura, hicieron imposible el que pudieran llegar a un gran número de pacientes, tal como lo explicó el exsecretario de Salud, Juan Antonio Nemi.

Yo acabo de pasar corriendo en mi bicicleta por la Central de Abasto y encontré los tráileres pudriéndose, desmantelados, en una bodega… otra ruindad”, sostuvo el exfuncionario.

Reconoció que es difícil llevar servicios médicos a localidades en donde hay menos de 100 habitantes, por lo que la complejidad llevó a suspender estos servicios y que ahora las unidades permanezcan inmóviles, echándose a perder.

Estas unidades fueron adquiridas durante la titularidad de Juan Antonio Nemi en Salud en un lote que incluía ambulancias y unidades de traslado para el personal de las Jurisdicciones Sanitarias con un costo de más de 140 millones de pesos.