Arroyos envenenados; no hay cultura ambiental en Poza Rica

Los cinco cuerpos de agua que cruzan a la ciudad están contaminados con residuos peligrosos como, revela la UV

Los niveles de aceite, nitratos y otros elementos venenosos son altos. foto: Noreste.
12 octubre 2017 | 8:09 hrs | Isaac Carballo Paredes

Poza Rica, Ver.- El agua de los cinco cuerpos de agua que cruzan a la ciudad está literalmente envenenada. La falta de políticas públicas encaminadas a la preservación de los recursos naturales ha generado que tanto el ciclo natural y el acceso al agua padezcan sobreexplotación y registre contaminación extrema debido a la gran cantidad de contaminantes que ciudadanos y empresas desechan en su cauce; mientras que los estudios demuestran que el agua de los arroyos y del rio Cazones está completamente intoxicada, las autoridades desatienden la situación local y continúan con miras a sobreexplotar otros ríos del estado.

En solo recuerdos han quedado las postales de menores jugando y nadando en los arroyos de Poza Rica, sitios famosos por aguas cristalinas y llenos de pozas, que eran aprovechadas por los lugareños para su consumo y recreación, hoy el panorama es diferente ya que los arroyos de esta urbe se encuentran muertos, su agua está severamente contaminada por la gran cantidad de drenajes sanitarios que desembocan en sus aguas y también por las toneladas de residuos que los mismos ciudadanos desechan en ellos. Cada mes, trabajadores de Limpia Pública retiran de los arroyos de seis a diez toneladas de basura, la mayoría de los residuos sólidos urbanos son botellas de plástico.

A pesar de los esfuerzos del Ayuntamiento por limpiar los arroyos, estos vuelven a ser usados como basurero por los ciudadanos. Foto: Noreste.

Juan Carlos Ortiz Christfield, regidor comisionado en Limpia Pública, informó que de las diez toneladas que los trabajadores municipales extraen de los cuerpos de agua, más del 80 por ciento corresponde a envases PET, el resto a electrodomésticos como lavadoras, carcasas de televisores y refrigeradores, pero también se recolectan colchones, animales muertos, ramas, entre otros desechos.

Desgraciadamente, dijo, la fuerte contaminación que existe en los arroyos de la ciudad es ocasionada por la mano del hombre, ya que son los mismos colonos quienes vuelven a tirar su basura en los cauces de los arroyos, generando que en época de lluvias todos los desechos vayan a parar al rio Cazones y finalmente lleguen al Golfo de México.

Juan Carlos Ortiz Christfield, regidor comisionado en Limpia Pública. Foto: Noreste.

Estudios realizados por especialistas de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Veracruzana (UV) durante cinco años, subrayan que todos los arroyos de la ciudad están severamente contaminados, pero de estos destacan el “Salsipuedes” y el “Hueleque”, debido a su alta concentración de nitratos que surgen de los residuos industriales que se vierten en las aguas, así como de fosfatos que provienen de la gran cantidad de lavanderías que hay en la ciudad, lavaderos de autos y de uso doméstico que desemboca en estos cuerpos de agua.

Aunque por muchos años los ciudadanos afirmaron que las aguas de Poza Rica habían sido envenenadas por Pemex, la realidad es que los talleres mecánicos, cocinas y restaurantes vierten sus aceites en el drenaje sanitario, el cual en la mayoría de los casos tiene salida en los arroyos que cruzan a la ciudad; por lo que pese a las limpiezas mensuales que el ayuntamiento hace a los afluentes, de poco sirven si los mismos ciudadanos de nueva cuenta contaminan sus aguas.

Aproximadamente se sacan diez toneladas en promedio de basura al mes de los arroyos. Foto: Noreste.

El estudio demuestra que las aguas de los arroyos “Salsipuedes”, del Maíz, el Mollejón, “Hueleque” y la “Jicara” registran altos índices de metales como: Plomo, níquel, cromo y arsénico que son altamente tóxicos para los ciudadanos, por lo que alertaron los afluentes son altamente nocivos para la salud de los pozarricenses que viven cerca. El grave envenenamiento de las aguas es producto de las constantes descargas de residuos industriales, aceites y drenajes sanitarios en los cuerpos de agua de la ciudad y que ahora fungen como vertederos de desechos a cielo abierto.

Programas ambientales brillan por su ausencia
Ya que la contaminación de los arroyos de la ciudad es más que evidente, autoridades municipales y estatales intentaron resolver la problemática con la construcción de una planta tratadora de aguas residuales, un proyecto millonario que solo se convirtió en un elefante blanco, ya que se quedó a medias y no hay fecha para que se concluya.

La contaminación proviene de la población civil. Foto: Noreste.

Fue durante la administración del ex alcalde Pablo Anaya cuando se anunció la obra, que dio inicio durante el mandato del ex presidente municipal Alfredo Gándara y finalmente fue abandonada en la presente administración municipal, así como las labores de interconexión de los drenajes sanitarios de toda la ciudad, para que desembocaran en la famosa planta que nunca se construyó.

Se sabe que el proyecto fue abandonado por falta de recursos económicos, sin embargo, a decir de la actual comuna desconoce cuáles son las razones por las que está suspendida la obra, de hecho no sabe ni siquiera cual es la empresa que realizaba los trabajos.

Entrevistado al respecto el regidor comisionado en Drenaje, Agua Potable y Alcantarillado, José Reyes Mancilla Constantino se limitó a responder que desconoce cualquier tipo de detalle técnico de la obra, tampoco sabe quién fue la empresa concesionada, las razones por las cuales se abandonó el proyecto y menos para cuándo serán reactivados los trabajos.

En esta obra se gastaron 58 millones de pesos, recurso gestionado por la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV), los trabajos iniciaron durante la segunda semana del mes de septiembre del 2011 y se tenía proyectado que finalizarán en mayo del 2012, la obra se quedó en su segunda etapa y se encuentra ubicada en un predio de la colonia Villa de las Flores, muy cerca del CRIT Veracruz.

Juan Francisco Saucedo Betancourt, jefe de la oficina operadora de la CAEV. Foto: Noreste.

En este sentido Juan Francisco Saucedo Betancourt, jefe de la oficina operadora de la CAEV, también afirmó desconocer el futuro de este proyecto, sin embargo, señaló que la edificación de la planta es sumamente necesaria para Poza Rica.

Lo que si queda claro es que a las autoridades municipales poco les interesa el proyecto, ya que tras cuestionar a José Reyes Mancilla Constantino, sobre los proyectos de limpieza de arroyos y el estado de contaminación de los afluentes, pese a que cuenta con las comisiones de Drenaje, Agua Potable y Alcantarillado, este aseveró que solo se encarga de la supervisión y no de la gestión o aplicación de proyectos en este rubro.

Ciudadanos opinan y proponen
Ante la falta de políticas públicas locales y estatales, que realmente resuelvan la problemática ambiental que atañe a la ciudad, asociaciones civiles han optado por desarrollar propuestas ambientales que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos; tal es el caso de la asociación civil “Ola Civil Poza Rica”, dirigida por Martin Vizcarra quien lanzo la iniciativa de Política Ambiental: Misión Cero Impacto Ambiental, para que sea integrada al Plan Municipal de Protección al Medio Ambiente  2018-2021.

Estudios de la UV demuestran el alto nivel de contaminación en las aguas pozarricences. Foto: Noreste.

Dicha propuesta busca hacer conciencia ciudadana, para entender que  todo lo que se pase por alto hoy, afecta el equilibrio de la naturaleza y en última instancia, el bienestar y salud de los ciudadanos, así como el equilibrio ecológico de esta región. Misión Cero Impacto Ambiental está compuesto por cuatro ejes:

Cero Basura que tiene por objeto reducir la producción de residuos sólidos urbanos, reciclar y revalorizar la mayor cantidad posible de basura; Cero Emisiones a la Atmósfera, la cual busca mejorar la Calidad del Aire mediante la  reducción y control de las emisiones de contaminantes tóxicos (ozono y partículas finas  PM2.5 y PM1O); Cero Consumo Irracional  de Agua  y  Concentraciones Contaminantes a Cuerpos de Agua y Cero Tolerancia a los Delitos Ambientales, para lograr una cultura de protección a nuestro medioambiente, ya que está visto que pese a que el ayuntamiento anunció multas a quienes contaminaran la ciudad, hasta el momento son mínimos los castigos.

El regidor comisionado en Drenaje, Agua Potable y Alcantarillado, José Reyes Mancilla Constantino. foto: Noreste.

Martín Vizcarra presentó esta propuesta durante los Foros Ciudadanos que realiza Morena en toda la ciudad, ahí explicó la falta de políticas públicas en el ramo ambiental ha ocasionado que la ciudad de Poza Rica ocupa el lugar 73 de 74, en cuanto al Manejo Sustentable del Medio Ambiente en el Índice de Competitividad Urbana 2016, es decir, la urbe es vista como una de las ciudades con pésima capacidad para interactuar de manera sostenible con el entorno natural.

Por lo anterior consideró que sanear y salvar los pocos recursos naturales que hay en esta ciudad, no solo mejorará la salud de los ciudadanos, que constantemente se ven afectados por inundaciones, por el taponamiento de basura que se forman en los arroyos, o las plagas de moscos que provocan Dengue, sino también se elevará la calidad de vida de las familias, se incentivará el dinamismo económico y el cuidado del medio ambiente.