Aquel temblor del 73 (Orizaba)

9 septiembre 2017 | 12:13 hrs |

Por Gilberto Haaz Diez

*Del Patr√≥n: ‚ÄúPorque se levantar√° naci√≥n contra naci√≥n y reino contra reino, y habr√° escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. Todas estas cosas son principio de dolores de angustia‚ÄĚ. Jes√ļs de Nazareth.
Camelot.

 

Uno enseguida comienza a recordar lo que nos ocurri√≥ en el a√Īo 1973, hace 44 a√Īos, presente lo tengo yo. Lo rememoro, lo poco que logro acordarme aunque uno guarda las vivencias por siempre en el coco. Voy a Wikipedia: ‚ÄúEl terremoto de Veracruz de 1973, tambi√©n conocido como el terremoto de Orizaba, ha sido el terremoto m√°s fuerte que haya tenido lugar en M√©xico, el segundo m√°s mort√≠fero y el decimocuarto m√°s fuerte en la historia que se tenga registro por datos extraoficiales‚ÄĚ. Hubo muertos y varios edificios colapsaron, entre ellos el llamado la Packard. Quien esto escribe trabajaba en radio, y ah√≠ le dimos seguimiento, desde la XEOV, Radio Moderna, a lo que se sinti√≥ esa madrugada a las 4:52 de un 28 de agosto, cuando en la oscuridad de la noche, en el movimiento sent√≠amos que las paredes se ca√≠an y solo alcanz√°bamos a pedirle al Se√Īor que nos protegiera. No ten√≠amos las redes sociales ni las comunicaciones de hoy, en el extranjero y en la capital defe√Īa se dec√≠a que Orizaba hab√≠a desaparecido del mapa, que no quedaba piedra tras piedra. En cuanto amaneci√≥ comenzamos a recorrer la ciudad, las torres de algunas iglesias, al suelo. Los corresponsales extranjeros y nacionales comenzaban a llegar. Recuerdo al amigo Alfonso Salces Fern√°ndez, hoy due√Īo del afamado diario Notiver, que llegaba con camar√≥grafo en mano como corresponsal de Jacobo Zabludovsky, de su noticiero 24 Horas, en Televisa, cuando era su casa. Aquel terremoto dur√≥ unos 3 minutos y oscil√≥ entre 7.5 y 8.6, seg√ļn dicen. Hablaban de que el epicentro hab√≠a sido en Ciudad Serd√°n y otros dec√≠an que en Ixtaczoquitl√°n, ciudad vecina. Se habl√≥ de 1200 muertos entre Puebla y Veracruz. El orizabe√Īo Teatro Llave casi se vino abajo. Camin√°bamos entre escombros, gente que qued√≥ atrapada, con vida, y algunos muertos, eran la imagen de la desolaci√≥n. Orizaba vivir√≠a sus d√≠as de luto y asombro. Ese temblor terremoto sacudi√≥ las piedras y nos colaps√≥ el sentimiento. Gente conocida, mor√≠a. A los dos o tres d√≠as lleg√≥ el presidente Luis Echeverr√≠a. Una ma√Īana apareci√≥ por aqu√≠, entr√≥ por Nogales y Rio Blanco y el Estado Mayor Presidencial sufr√≠a con √©l, porque siempre fue atrevido, se met√≠a a una iglesia donde hab√≠a ca√≠do la c√ļpula y su seguridad peleaba para que se protegiera. Vigoroso y fuerte, caminaba al lado de su arriba y adelante. Luego lleg√≥ a Palacio de Hierro en Orizaba, el alcalde era el profesor Humberto Guti√©rrez Zamora, un hombre bueno, bien querido por el pueblo, conocido como ‚ÄėPata de Leche‚Äô, una gente que amaba el basquetbol y los deportes y gobernaba esta ciudad. Un empresario don√≥ un mill√≥n de pesos, que al parecer luego se esfumaron. Pero la llegada del presidente alivi√≥ un poco el penar.

EL TEMBLOR DE ANOCHE
El temblor de anoche lo vamos a recordar. Sucede que, quien esto escribe, ve√≠a la televisi√≥n, acababan de pasar los tres noticieros que esp√≠o y ve√≠a una cinta de Netflix, cuando de pronto mi cabeza comenz√≥ a sentir un movimiento, entre trepidatorio, oscilatorio y joditorio. Me pregunt√© qu√© pasaba. Tengo una l√°mpara que es mi alarma s√≠smica y cada que algo se mueve, baila y no deja de bailar. Comenz√≥ el traqueteo y como pudimos bajamos a lo despoblado, huirle a los concretos y a todo aquello que se cae, como los expertos nos dicen lo qu√© hacer. La luz se fue por minutos y por escasos tres aquello se mov√≠a. Logr√≥ marearnos, eso le ocurri√≥ a mucha gente. Gracias a las redes sociales a comunicarse de inmediato con la familia y amigos. Las l√≠neas se saturan y suelen caer, no hab√≠a se√Īal de tel√©fono, pero los WhatsApp estaban en l√≠nea, como si nada. La luz se fue, pero a los minutos volvi√≥. Atrapa uno las l√°mparas port√°tiles para darse cuenta de que les faltan pilas. Pero la se√Īal televisiva se mantuvo ForoTv llam√≥ a la titular, Denisse Maerker, antes lo hac√≠a L√≥pez D√≥riga, la acuartelaron y desde all√≠ supimos lo que pasaba en el pa√≠s. Desde Miguel √Āngel Yunes, Velasco el de Chiapas, Osorio Chong hasta el presidente Pe√Īa Nieto, que se acuartel√≥ en el centro de comando de los auxilios, supimos que el pa√≠s estaba en calma. Con da√Īos, pero con pocos muertos, la ma√Īana de hoy se supo que hab√≠an muerto 30 y 200 estaban heridos. Las clases se suspend√≠an, en Veracruz de por si estamos en alerta contra el hurac√°n o cicl√≥n o como le llamemos. El mexicano es una gente que vive con la vida y con la muerte, y a veces, como dice el poeta, jugamos volados con la muerte, cuando el √°guila brava de nuestro escudo nos lo permite. Hace un d√≠a estuve en Ciudad de M√©xico. Me hosped√© en un hotel de Reforma en el piso 8. Qu√© hubiera pasado cuando la alarma s√≠smica suena, no da tiempo de bajar, porque los elevadores se inutilizan y para cuando bajas los 8 pisos aquello debi√≥ terminar, porque los temblores as√≠ suelen ser, de escasos minutos que se sienten eternos, porque si fueran de media hora, se cae todo. El Dios de los terremotos quiso no hacernos da√Īo. Los memes brincaron al instante, los mexicanos sacando la chispa de la adversidad. No pas√≥ nada m√°s malo. Del tipo de tama√Īo, era para que estuvi√©ramos escribiendo de otra cosa, si es que nos dejaba vivos.
Bendito Dios.