Aquel Otto Granados Roldan

8 diciembre 2017 | 10:08 hrs | Gilberto Haaz Diez

*Nombra Fernando Yunes Márquez a su Gabinete, los que le acompañarán desde  el primero de enero en Veracruz. Gusto me dio ver incluido a un sobrino querido, Enrique Haaz Ulibarri, en Desarrollo Económico y Portuario. Hará buen papel, sin duda. Camelot

Era el año 1989, presente lo tengo yo, inicio del sexenio de Carlos Salinas de Gortari. La historia pequeña fue en Tierra Blanca. Dante Delgado Rannauro cubría la cancha como gobernador del cuatrienio, había partido el hombre leyenda a la secretaría de Gobernación y un día de no mucho calor, el poderoso presidente Salinas llegaba a Tierra Blanca, cuna ferrocarrilera. El pueblo estaba alborotado, creo que la mayoría se bañaron, me incluyo, la única máquina ferrocarrilera de reliquia pitaba como si Adelita se fuera con otro, era la primera vez que un presidente del país llegaba. Fiesta, jolgorio, como lo estilaban los priístas, Dante entre ellos. No sé a qué fue y no recuerdo si se logró algún beneficio, lo que me acuerdo es que el presidente durmió y pernoctó en la casa de Menche Mora (Q.E.P.D.), en la noche hubo una fiesta verbena popular en el parque Juárez con su viejo hemiciclo, ahí Salinas paseaba a una eficiente mujer, economista, colaboradora en áreas de la presidencia, quien luego sería su esposa, Ana Paula Gerard, mi presidente olía a leña de otro hogar. Voy al caso porque allí conocí a Otto Granados Roldán (Aguascalientes, 24 noviembre de 1956), llegaba como director de Comunicación Social de la Presidencia y en ese momento platicamos al pie, en una nevería de esas que colindan al parque, la radio XEJF transmitía en vivo el evento presidencial. De allí a esta fecha, Otto ha recorrido muchos puestos en la función pública, es un tipo hábil y listo, escritor, ha sido de todo y sin medida, embajador, gobernador de su estado, hasta llegar ahora de titular de la SEP, en sustitución de Aurelio Nuño Mayer.

 EL ALBAZO DE DANTE

 Al veracruzano Dante Delgado Rannauro, dueño de la franquicia Movimiento Ciudadano (MC), que es una franquicia como las hamburguesas Mc Donald, aunque aquí no llevan carne ni kétchup (cátchup), ni dan nada, solo piden votos, o piden pan y no les dan, le entró el priísta que todos llevan dentro y en un albazo, en un arranque al puro estilo Peña Nieto, como si fuera el gran Comendador-Destapador, sacudió su melena alborotada (esto no es cierto) y dijo con singular acento que su candidato es Ricardo Anaya Cortés, por el Frente Ciudadano, sin haberlo consultado con su partido, así, a la brava, en esa cosa que solo es frente y no ciudadano. No fue lejos por la respuesta, desde el otro lado del río, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, se dijo listo para ir por la candidatura del PRD y a Dante le mandó a decir que sería un buen secretario de agricultura -como lo fue Pancho Villa de agricultor, cuando dejó los rifles y la Revolución-, por lo mucho que ha caminado por el país, esto irónicamente para que sonrieran los periodistas que allí estaban. Ni Monny Vidente tiene la cábala de qué pasará ahí, Anaya y Mancera la quieren, y solo hay una, o dos, o cada quien por su lado y por su partido, o como dijo Jairo Calixto Albarrán, que vayan a la final de la liga regia y echen un volado, por Monterrey o Tigres, quien gane es el candidato. Chispas saldrán de esa Alianza pretendida que, cuando llegó, estaba en primer lugar, y ahora se rezaga y los analistas ya solo ven la pelea entre Andrés Manuel y Pepe Meade, con Margarita Zavala siguiéndole los talones, y el PAN tendrá que esperar mejores tiempos, pues Anaya jugó al Roberto Madrazo de aquella elección, donde, primero se apoderó del partido, luego de la candidatura y al final de los votos quedó en tercer lugar, escondido entre los rincones, temeroso que alguien lo viera. Veremos.

 UN ALFIL SACRIFICADO

 Mikel Arriola, conocido en el Wikipedia como Mikel Andoni Arriola Peñalosa, es uno de los mejores amigos del candidato Meade. Estudió en la London School of Economics and Political Science de Londres, Inglaterra, allí también estudió Tony Blair y Fidel. Es Maestro por la Universidad de Chicago, y uno se pregunta el por qué a una gente de este tamaño, listo y preparado, con esos entorchados académicos, que se ve honesto y tiene al IMSS de primera, donde les ha costado sangre, sudor y lágrimas componer sus maltratadas y deterioradas finanzas, a él y al veracruzano González Anaya, por qué lo mandan al matadero como candidato al gobierno de la CDMX, cuando todos saben que ese es terreno minado, como la capital de Jerusalén que el Trump pretende por decreto aplicarla, cuando ese lio lleva 2 mil años y no para de contar. La Ciudad de México es territorio hostil para el PRI. Hace años que allí no se llevan nada. Fueron relegados al tercer lugar de una votación que las tribus perredistas mantienen en su buchaca, y ahora quizá sean los de Morena, pero ese es territorio Sioux y Cheyenne, algo similar a lo que le pasó al General Custer en la batalla de Little Bighorn, cuando en un par de días de 1876, presente lo tengo yo, en las guerras indias al General lo dejaron sin alguien que le escribiera. En dos días, Caballo Loco con sus guerreros Iakotas, Cheyenes y Arapajo, inspirado en las visiones de Toro Sentado, lo hicieron morder el polvo a esa Caballería que se hacía invencible, en Montana, presente lo tengo yo, cuando 700 de ellos fueron muertos en una batalla desigual, pues los indios no llevaban más que arco y flechas y los americanos ya tenían rifles, pero los superaban a seis por uno. Así puede que le ocurra a Mikel Arriola, con el consentimiento de Meade y Nuño Mayer, que si es Mayer es bueno. Veremos.

www.gilbertohaazdiez.com  

*Esta es opinión personal del columnista