Apple se despide de intel

Ahora tendrán procesadores basados en ARM diseñados por ellos mismos

3 abril 2018 | 8:44 hrs | El Mundo | Ciencia y Tec

Apple está planeando abandonar los procesadores de Intel y usar en sus ordenadores Mac procesadores diseñados y fabricados por sus propios ingenieros, un giro que se había rumoreado con anterioridad pero que, según Bloomberg, tiene ya fecha definitiva: 2020.Ese año, si se sigue el calendario previsto, Apple podría lanzar los primeros ordenadores portátiles MacBook con procesadores desarrollados por la propia compañía, como los que ya usa en los teléfonos iPhone o tabletas iPad. Es un proyecto interno que de momento se conoce con el nombre en clave de Kalamata y que se encuentra aún en una fase muy temprana.

Apple tendría ya en su sede algunos prototipos de portátiles funcionando con procesadores propios pero aún debe realizar varios ajustes al sistema operativo y las aplicaciones para garantizar un rendimiento óptimo.

Estos procesadores, creados sobre la arquitectura ARM, no son compatible con la actual arquitectura X86 que usan los procesadores de Intel, pero Apple controla los elementos necesarios para hacer la transición de forma controlada y fácil tanto para desarrolladores de aplicaciones como para los usuarios.

La transición, además, podría hacerse de forma escalonada. Los nuevos procesadores llegarían a los equipos orientados a consumidores domésticos y más adelante a las máquinas orientadas al mercado profesional.En los últimos años, los procesadores Ax que la empresa equipa en sus productos han aumentado su potencia de forma significativa.

Apple, de hecho, asegura que muchos de sus modelos de iPad son ya más potentes que varios PC puestos a la venta este año. La empresa ha comenzado también a desarrollar también sus propios chips gráficos para acompañar a estos procesadores, reduciendo la dependencia de terceros proveedores.En el caso de Intel, esta dependencia ha pasado factura a la hora de desarrollar los ordenadores MacBook y la gama Mac Pro. Intel, hasta hace unos años, mantenía un ritmo constante en la evolución de sus chips, pero la dificultad de miniaturizar cada vez más los transistores que dan vida a sus chips ha terminado por causar retrasos y problemas en muchos de sus productos.

Para Apple no sería la primera transición de arquitectura. En el año 2005 Steve Jobs anunció, durante la conferencia mundial de desarrolladores de la empresa, que se celebra todos los años en California, la decisión de abandonar la arquitectura PowerPC desarrollada junto a IBM y Freescale y usar los procesadores de Intel.

En su momento, la maniobra se consideró excesivamente arriesgada, sobre todo de cara a los usuarios profesionales, pero la apuesta por Intel resultó acertada y permitió a la compañía ofertar ordenadores Mac a menor precio y con la capacidad de ejecutar Windows en una partición del disco duro, facilitando la transición a los usuarios de PC.

Los beneficios de esta transición aún se notan. Aunque Apple es sólo el cuarto fabricante de ordenadores por unidades vendidas (por detrás de HP, Lenovo y Dell en 2017), es el único fabricante que crece de forma significativa en un mercado cada vez más castigado.Las acciones de Intel llegaron a caer más de un 9% al conocerse la noticia. Las compras de procesadores de Apple solo representa el 5% de los ingresos de la empresa de semiconductores pero su contribución es mucho más significativa si solo se examinan los ingresos por venta de procesadores de PC.Si en Apple están preparando una nueva transición, la conferencia de desarrolladores WWDC de este año, prevista para principios del mes de junio, debería dejar algunas pistas.

Se espera, por ejemplo, que la compañía presente una plataforma común de desarrollo de aplicaciones para iOS y Mac -ahora cada sistema tiene su plataforma independiente-, un requisito si en un futuro sus ordenadores apuestan por procesadores ARM.Estos portátiles, sin embargo, nos serán los primeros en tener un procesador fabricado por Apple en el interior. La gama MacBook Pro en la actualidad cuenta también con uno, aunque sus funciones son muy limitadas. Es el encargado de gestionar la barra de control táctil Touch Bar y el lector de huellas dactilares integrado en el teclado de los equipos.