Anaya ¿inocente o culpable?

22 febrero 2018 | 22:29 hrs | Javier Roldán Dávila

Al pactar con el sistema, no se puede ser anti sistémico

Ricardo Anaya, candidato presidencial de la alianza PAN-PRD-MC, se encuentra en dificultades, pues la guerra sucia desatada en su contra a través de diversos medios, escaló a una denuncia por lavado de dinero en la PGR.

El ‘joven maravilla’ sigue alegando que todo se trata de una andanada del PRI, pues según él, José Antonio Meade se ha derrumbado en las preferencias electorales.

Independientemente de si es responsable o no de las acusaciones (‘el jefe’ Diego lo defendió, aduciendo que Anaya no tiene culpabilidad alguna, si al vender un inmueble el comprador utilizó dinero de origen dudoso), el queretano debe desmentir las imputaciones.

El problema del candidato frentista, es que comenzó a cosechar los costos de sus errores políticos, en particular, el suponer que la ruptura con el presidente Peña y con los grupos internos del PAN a los que maltrató, no le traerían consecuencias.

Ahora, el panista está en un serio predicamento, que le significaría descarrilarse en su intención de llegar a Los Pinos y con ello, cavar su tumba política.

En fin, todo fue maravilloso mientras duró.

*Esta es opinión personal del columnista