AMLO y el calderonismo recargado

20 noviembre 2018 | 22:53 hrs | Javier Roldán Dávila | Javier Roldán

La insoslayable brevedad

La realidad no consulta al pueblo sabio, simplemente se impone

Los militares no regresarán a los cuarteles, como lo ofreció Andrés Manuel López Obrador en campaña, en virtud de que en su periodo como presidente electo, el tabasqueño cayó en cuenta que es imposible dejar a las corporaciones policiacas el combate a la inseguridad.

A lo anterior, se agrega que el fenómeno amenaza salirse de control, los dos últimos años del sexenio de Peña Nieto, han sido los más violentos desde que se inició la estadística oficial de los actos criminales hace veinte años.

Lo complicado del caso, radica en que la presencia de las fuerzas armadas en la calle, trae aparejado consigo, un potencial aumento a la violación de los derechos humanos, los hechos lo demuestran.

Aún con todo lo anterior, lo que más preocupa a los expertos en la materia, es que habrá una modificación del marco constitucional, para que los militares se hagan cargo apegados a derecho, por lo tanto, podrían llegar para quedarse.

Así pues, las autoridades civiles quedarán sometidas a un mando militar en las 266 regiones en que se dividiría el país, para mitigar la perniciosa lacra del crimen organizado.

Como nos han dicho siempre, la estrategia es temporal mientras se profesionalizan las policías, bla, bla, bla, pero como dijo Perogruyo: lo provisional se hace eterno.

*Esta es opinión personal del columnista