Alumbramiento de Pepe Yunes

28 diciembre 2017 | 9:18 hrs | Gilberto Haaz Diez | Gilberto Haaz Diez

* ¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu. Camelot.

 Ayer, cuando pardeaba la tarde, diría el poeta que en el aire las compone, el humo blanco salió de ese Vaticano de Insurgentes, conocido como el PRI nacional. Alumbraba al Niño que acaba de nacer, en la política para Veracruz. En esa Capilla Sixtina tricolor donde han tenido días de alegrías, muchos, y también días dolorosos de llorar, cuando Fox y Calderón les abollaron la corona, allí Ochoa que Reza y no deja de rezar, como los peces en el rio, le dijo a la militancia que José Francisco Yunes Zorrilla (Perote, 28 de septiembre de 1969), se convertía en el escudero que intentará quitarle el poder a los azules, a los otros Yunes que están del otro lado del río, donde las aguas son plácidas porque, entre otras cosas, se gobierna. La maquinaria priísta se echó a andar, el primero que lanzó las campanas al vuelo y se disciplinó, fue el otro senador, Héctor Yunes Landa, que había periplado por el estado veracruzano, para ver si se le concedía el honor de ir a la otra vuelta, la que perdió en el pasado frente su primo hermano, elección que les dejó cicatrices. Y asuntos irreconciliables. Porque la política así es. Cuando pega, duele. Lo decía Maquiavelo: “Para un Príncipe en el poder, es un regalo de la suerte si los enemigos se levantan contra él, y de esta manera tiene la oportunidad de subir por la escalera que ellos mismos le elevaron”. Pepe comenzó la danza de las llamadas. Ayer mismo, en una comida cordobesa, donde coincidíamos varios amigos, llamó a uno de ellos y ese mismo nos pasó el teléfono y le felicitamos. En la elección pasada se habló de que no quiso ir, dos años eran pocos. Hoy va a un camino muy difícil.

 LOS PRESUMIDOS

 Quienes presumen conocer de estas cosas, hablan de que Pepe parte en tercer lugar, como quedaron en la pasada elección. Que viene de sacrificio para llevarle votos a su amigo, Pepe Meade, candidato presidencial, y si Meade gana tiene un espacio en ese Gabinete. La otra versión que ni Monny Vidente se atreve a hacer, es que pueda ganar y derrumbar los dos años azules. Situación muy difícil. Traerá desde el arranque vientos en contra, de esos vientos que a veces no te dejan encontrar puerto, como decía Séneca. Héctor no vendrá de coordinador de campaña, como aseguran. Le tienen reservado un espacio en México, quizá en la subsecretaria de Gobernación con Osorio Chong, o en los ajustes de relevos que hace el presidente, porque varios del Gabinete van a las elecciones federales, como se estila. Suena otro rumor, que el alcalde de Orizaba, Juan Manuel Diez Francos, será invitado por el candidato Yunes a ser también candidato al Senado de la República. Hagan sus apuestas, y cierren las puertas. Otra versión de Yunes contra Yunes, y el mismo perdedor de Morena, el tal Cuitláhuac.  Lo que es un hecho, conociéndolos a ambos, es que será una campaña limpia, sin el cochinero y el lodo y la basura que estilaron en el pasado. Pepe es gente decente, y Miguel Ángel junior no necesita golpeteos. No habrá soflamas incendiarias, ni estiércol tirado a la cara, ni cañas de pescar y esas cosillas que nacieron en el pasado, será campaña de respeto, como lo piden los veracruzanos. Y, como dicen los gringos al final de sus películas: To be continued (Esta historia continuará).

 UN HOMENAJE A JUAN CAMILO

 En un funesto mes de junio, en Cardel, fue asesinado Juan Camilo Castagné, Comisionado de la Policía Federal en Veracruz. Un hombre querido, respetado, muy apreciado por quienes le conocieron. Su muerte impactó. Las fuerzas de gobierno se fueron a la caza de esos asesinos malandrines y lograron apresarlos. La lucha encarnizada contra la delincuencia organizada, cobró esa vida y otras más, en ese sitio donde bajaron a comer. El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares anunció a pocos días de su muerte, que le harían un homenaje en San Rafael, lugar donde nació, y un busto o nombre de una calle le recordaría para siempre. Ya se hizo, en estos días tristes navideños, a Juan Camilo le recuerdan. Asistió su familia. Navidad dolorosísima, sin el jefe de la casa a la mesa, en una noche que sería de recuerdos y de llantos, pero queda el legado del padre y del hermano y del familiar, para que esa familia sepa y se enorgullezca de que fue un hombre de bien que luchó porque todos nosotros tuviéramos un poco de tranquilidad y seguridad en nuestras vidas, en nuestras calles, y él lo pagó con la suya. Manelich Castilla, Comisionado Nacional, le escribió en su twiter: “Héroes son aquellos que en vez de limitarse a ver cómo gira el mundo, deciden ser parte de la historia. Y así era nuestro compañero Camilo Castagné, asesinado en junio de este año y a quien el gobierno de Veracruz le rinde un homenaje mediante la colocación de un busto en su pueblo natal”.

Al recuerdo cariñoso de Juan Camilo. A su eterna gloria, a él que murió por la patria, como dicen los soldados cuando recuerdan a uno de los suyos caídos.

 LA MUERTE DE LA PERIODISTA

 En Chihuahua -donde Javier Corral gobierna, y donde como en muchas partes del país no dejan de sonar los cañonazos-, hace poco mataron a la periodista Miroslava Breach, un crimen que sacudió al país. Todos sospechábamos que había sido aniquilada por el ejercicio de su profesión,  y por la delincuencia organizada, que en este país es tremenda, terrible, donde tenemos las mismas muertes que en Siria (12 el marcador), y donde periodistas caen y nada pasa. Pues aquí algo pasó. Han detenido al autor intelectual y quién la mató, aseguran las autoridades, fue aniquilado por ellos mismos, para que no hablara. Eso es lo que se le pide a las autoridades, es muy cierto que no puede haber un policía para cada ciudadano, pero deben ponerse las pilas y atraparlos, que no sientan que gozan de impunidad porque, delito que no se castiga, se repite. Descanse en paz, Miroslava.

www.gilbertohaazdiez.

*Esta es opinión personal del columnista