Alertan por posible venta de pollo contaminado

Puestos ambulantes en la periferia de esta ciudad ofertan el producto a muy bajo costo, pero con un alto riesgo para la salud de aquellos que decidan comprarlo. Foto: Noreste.
15 noviembre 2016 | 12:40 hrs | Misael Olmedo

Poza Rica, Ver.- La falta de vigilancia y control sanitario en colonias de la periferia de esta ciudad, ha generado que negocios dedicados a la venta de pollo continúen operando, producto que se oferta a bajo costo pero con un elevado riesgo para su consumo, aseguró Javier Vidal Hernández, introductor.

Mencionó que se sigue detectando la introducción de pollo entre los límites de Veracruz y Puebla, mismo que se distribuye en diferentes sectores de Poza Rica y municipios vecinos.

Resaltó que el Sector Salud debe intervenir y reforzar su vigilancia, pues el pollo que ingresa no es sometido a los controles de higiene y manejo adecuado que garanticen la inexistencia de riesgo para su consumo.

Indicó que es principalmente en colonias populares o de la periferia en donde puestos ambulantes o en unidades móviles, el pollo es ofertado hasta en 10 pesos menos en que en la mayoría de establecimientos de la zona centro o formalmente establecidos.

Enfatizó que los introductores de pollo, cuya labor es realizar la matanza del animal en el rastro municipal, cumplen adecuadamente con los lineamientos emitidos por Sector Salud, pues se cuenta con filtros y capacitación sobre el manejo adecuado del producto que comercializan en diferentes pollerías y establecimientos de la zona.

Resaltó que introductores y comerciantes de pollo son sometidos a revisión por Sector Salud, sin embargo, en colonias y comunidades de Coatzintla y Tihuatlán se está vendiendo el pollo introducido de forma clandestina.

De igual forma indicó que actualmente el kilo de pollo se comercializa entre 45 y 50 pesos, precio que reconoció es muy elevado en comparación a otros años ya que se elevó por el desbasto de producto.

Exhortó a la población a no comprar el pollo en lugares que no están formalmente establecidos, ya que su consumo podría poner en riesgo su salud, pues en muchos casos el producto es matado de forma clandestina.