Alertan por grupos extremistas en México

La Fundación para la Defensa de las Democracias pide poner atención con grupos doctrinarios de Hezbolá en México

Foto: Web
17 agosto 2017 | 20:43 hrs | Víctor Hugo Arteaga

Ciudad de México.- Tras el ataque terrorista en Barcelona, el investigador italiano Emanuele Ottolenghi recomendó a la seguridad nacional de México investigar a grupos que reciben adoctrinamiento de células islamistas relacionadas con Hezbolá.

El presidente de la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington D.C., reveló en entrevista, que de acuerdo a sus investigaciones, la presencia del grupo radical yijadista en México ha comenzado a crecer.

Dijo que se tienen grupos detectados en Tijuana, Ensenada, Rosarito en Baja California, Hermosillo (Sonora), Puebla (Puebla), Boca del Río (Veracruz), Mérida (Yucatán), Tulancingo (Hidalgo).

Hezbolá, que desde 1997 está en la lista de organizaciones terroristas extranjeras de Estados Unidos, se está convirtiendo en un actor principal de la delincuencia organizada en América Latina, México incluido.

Especialista en cómo se financia el terrorismo en el mundo, Ottolenghi señaló que en el país grupos extremistas de Irán han comenzado a doctrinar a mexicanos y se “disfrazan” en centros religiosos que estudian el Islam.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA por su acrónimo en inglés), tiene datos de mexicanos que han viajado a Irán a recibir “capacitación espiritual”, pero que después podrían desviarse al radicalismo, la forma de comenzar de este grupo.

El especialista italiano explicó que estos grupos radicales buscan de manera natural universidades en México, donde los alumnos y profesores sean simpatizantes de una extrema izquierda.

Una vez detectados los perfiles de personas con gran descontento social, clérigos islamistas comienzan un proceso de adoctrinamiento, para luego invitarlos a distintas regiones de Irán, donde son capacitados de manera más profunda en su ideología política.

También buscan alianzas con cárteles de droga mexicanos que exportan su mercancía a Europa y que no tienen una estructura global, por lo que le “venden sus servicios” para movilizarla.

Además de la movilización de la droga, dijo el especialista, los grupos terroristas ofrecen a los cárteles mexicanos formas de lavar el dinero producto de sus actividades ilícitas, mediante empresas que se dedican a eso y el financiamiento del terror.

Al mismo tiempo, Hezbolá tienen relaciones con estos grupos criminales, que le permiten comenzar a patrocinar sus centros, donde aparentemente se enseña la filosofía, que podría terminar con atentados terroristas.

En la Ciudad de México, informó Ottolonghi, existen por lo menos dos centros de este tipo ubicados en la Colonia Florida y en la Colonia Roma, que deberían ser seriamente vigilados por la seguridad nacional de este país.

Uno de ellos, es el Centro Islámico Ahlul Bay De México, ubicado a una cuadra del metro Viveros en la calle Minerva Número 301 B.

El otro se encuentra georreferenciación en la calle de Sinaloa Número 213 en la Colonia Roma y se denomina Comunidad Sufi Nur Ashki Al Yerrahi de México.

En este contexto, el director de la CIA, Mike Pompeo, advirtió el domingo que la crisis entre Estados Unidos y Venezuela podría convertirse en un riesgo para Estados Unidos por las presencias de Irán y los terroristas de Hezbolá.

“Venezuela podría convertirse en un riesgo para Estados Unidos. Los cubanos están allí; los rusos están allí; los iraníes y Hezbolá están allí”, indicó el funcionario norteamericano durante una entrevista con Fox News.