Al diablo con las instituciones: TEPJF

Foto: Web.
13 abril 2018 | 13:28 hrs |

Por Ángel Álvaro Peña

 

Cuando el primer resultado de las elecciones aparezca en los medios, nadie podrá atreverse a creer en ellos.

Si a menos de 80 días de la jornada electoral el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dice que el Instituto Nacional Electoral no sabe trabajar, y éste cuestiona por ilegal los fallos del Tribunal. Nadie sabrá a quién creer.

El desprestigio que empieza a cargar el tribunal no tiene precedente en la historia de las elecciones en el país. Su fallo cayó en lo que menos quieren los mexicanos, una trampa, o una orden superior que anula todo anhelo democrático.

El Tribunal sí que tomó la justicia por su cuenta y mandó al diablo a las instituciones.

Al diablo con las instituciones, principalmente al INE, pero también al Congreso local de Nuevo León, a los partidos políticos, a la opinión pública, a la lógica, al sentido común, a la inteligencia de los mexicanos, a la memoria de la población, etc.

Si el Tribunal quiere entregar la banda presidencial al próximo ejecutivo federal sin problema, deben renunciar sus magistrados. El rumor de que recibieron órdenes superiores toma forma y la especulación acerca de que no son autónomos cobra fuerza.

El Tribunal mató dos pájaros de un tiro: colocó al enemigo más bravucón de López Obrador en la boleta y descalificó al INE como árbitro de las elecciones. Si gana alguien que no es el PRI será más fácil impugnar y ganar por la vía del Tribunal que por el camino de las urnas.

Los miembros del Tribunal Electoral saben que actuaron mal. Tanto así que debieron organizar una conferencia de prensa en la que, según ellos, explicaron las razones por las cuales le dieron la candidatura a Jaime Rodríguez Calderón.

“En este caso, solo se revisaron las pruebas aportadas por el quejoso y los informes de la autoridad electoral, para ver si el aspirante había reunido los apoyos ciudadanos suficientes y llegamos al convencimiento de que, cada vez que se revisaron esos apoyos, el aspirante recuperó apoyos eliminados indebidamente por el Instituto Nacional Electoral”, afirmó el magistrado Felipe Alfredo Fuentes Barrera, quien encabezó la propuesta de darle legitimidad a El Bronco y acatar una orden que no por lejana deja de ser real.

Los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación responsabilizaron al INE de haber hecho “un trabajo deficiente”.

Esto quiere decir que la autoridad electoral no sabe hacer su trabajo en una tarea tan sencilla como avalar firmas reales o falsas. Solo la palabra de los magistrados electorales está por encima de este proyecto electoral que tiene más de 25 años de existencia y que deben descalificar para que el enrarecimiento de las elecciones se convierta en un caos en momentos en los que debe haber certidumbre, pero sobre todo, igualdad de oportunidades.

Cuatro de los siete magistrados del TEPJF, votaron a favor de que “El Bronco” figure en las boletas para la elección presidencial, mientras que en el caso de Armando Ríos Piter solo ordenaron que se le garantice su derecho de audiencia y se le permita revisar la veracidad de las firmas que entregó al INE.

Las dudas que había sobre la parcialidad de la mayoría de los consejeros electorales se vuelven descalificaciones y a veces insulto.

Los magistrados alegaron que votaron en favor de “El Bronco”, porque del análisis de las 12 revisiones que realizó ante el INE y los apoyos “recuperados”, “supondríamos que recuperaría las poco más de 16 mil firmas que le faltaban para cumplir el requisito de estar en la boleta”. Es decir, afirman algunos, tomaron su decisión con base en una suposición. Antes, aseguraron que las decisiones del tribunal se toman con base en “hechos” y “certezas”.

En este contexto, la simple sospecha de que hayan actuado bajo las órdenes de otro poder, descalifica la decisión de los magistrados que apoyaron que El Bronco aparezca en la boleta electoral y por la salud de nuestra democracia deben renunciar.

Los magistrados electorales son los mexicanos mejor pagados con nuestros impuestos. Su trabajo debe ser pulcro y libre de toda sospecha. No podemos creer que haya democracia cuando sus salarios rebasan los 7 mil pesos diarios, cuando en unos minutos echan abajo una decisión que requiere no solo de más lógica y tiempo sino de legalidad e imparcialidad.

Uno de los factores que comienzan a hacer ruido en la decisión del Tribunal es el número de seguidores que muestra en la red El bronco que apenas llega a 597 mil, cuan do en realidad debió presentar por lo menos 866 mil firmas, es decir el uno por ciento del padrón electoral. Si a esto sumamos que hay una serie de anomalías en diferentes estados de la República, la decisión del Tribunal se pone en entredicho.

La popularidad de El Bronco no traspasa las fronteras de su estado, Nuevo león, a pesar del escándalo que hizo en los medios desde que libró un atentado cuando era alcalde del PRI por el municipio de García.

En unas horas El Bronco comenzará descaradamente una guerra personal contra el candidato de Morena a la Presidencia de la República, parecerá que la condición de su incorporación como candidato es la de descalificar a Andrés Manuel López Obrador, tarea que hasta el momento lleva a cabo José Antonio Meade, pero no puede basar su campaña el ex secretario de Hacienda en solo la persona del candidato de Morena, lo desgastaría más aún. Así que esta tarea será la única que realizará El Bronco, haciendo lo único que sabe: ser utilizado como carne de cañón.

El Bronco se le reclama que no llevaba ningún proyecto administrativo y mucho menos político para el estado de Nuevo León cuando llegó a gobernarlo, tampoco cuenta con un proyecto de Nación como candidato a la Presidencia de la República, solo va a desgastar imágenes, a descalificar candidatos y a insultar enemigos. No sabe hacer otra cosa.

De por sí mucha gente se pregunta sobre cuál sería el tema de los discursos de Meade si no existiera López Obrador, muy probablemente estaría callado. No habla de otra cosa, no tiene tema de conversación, sus proyectos son copias de otros partidos o la repetición de algunos que ya fracasaron en los regímenes priistas. PEGA Y CORRE.- La PGR entregó al gobierno de Veracruz cuatro departamentos incautados al ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, y el dinero en efectivo, ¿Cuándo?.. Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

Dudas y comentarios:

angelalvarop@hotmail.com

Facebook: PoliticosAD

Esta es opinión personal del columnista.