Administración del caos

20 febrero 2017 | 9:01 hrs | Juan F. Aguilar de la Llave

 

Cuando se habla de caos de inmediato se viene a la mente la idea de desorden o confusión, constituye un concepto claro aplicable y repetitivo en nuestro diario acontecer.

Viene la reflexión en este artículo porque los tiempos de ley señalan la obligación de presentar el informe del auditor superior de la federación, sobre los trabajos realizados en la cuenta pública del 2015.

Como órgano del Estado, la ASF debe rendir cuentas de sus actividades en los términos del artículo 74 frac.VI y 79 de la Constitución, e informar a la sociedad acerca del resultado de la revisión al ejercicio de los recursos públicos.

La presentación de los trabajos de Juan Manuel del Portal lo hizo el pasado miércoles 15 en un documento que incluye seis capítulos y cuatro anexos, para los efectos de Veracruz el que Capitulo IV contiene la evaluación a su gestión financiera y un análisis de sus principales problema estructurales.

Como cada año tiene lugar un paseo en medios nacionales donde pormenoriza el Auditor las deficiencias encontradas y la crítica a las prácticas administrativas de estados y municipios que da ha lugar a observaciones no solventados a procedimientos resarcitorios y a los tiempos para cumplimentar posibles desviaciones o daño patrimonial.

Este año no tuvo a su villano favorito Javier Duarte de Ochoa, del cual manifestó  en transmisión nacional  ante Loret de Mola que debería estar en la cárcel.

En esta ocasión comento que sería difícil recuperar los más de 30 mil millones de pesos que se desviaron durante su administración hasta el 2015, falta el 2016 cuya cuenta pública deberá entregarse en los próximos meses.

Con estas manifestaciones anuales la sociedad que lo escucha o lee decir tanta  irregularidad  lo cree, olvida que dijo lo mismo el año anterior y anteriores; los que no creen nada son los políticos, dentro de los cuales están diputados, senadores, no en el contenido de su trabajo, ¡N0! lo que no creen son  sus consecuencias.

Los auditados con la experiencia acumulada, se preparan para seguir los proceso administrativos hasta su término y de ser el caso dan seguimiento a los penales donde seguramente se agotan las posibilidades de ejercer la acción quedando al final la impunidad y listos para enfrentar el año siguiente.

Ejemplos de lo que cito todos aquellos que ustedes conocen, siendo el más claro el del propio exgobernador Javier Duarte, el de su círculo íntimo privado y público.

En los tiempos que vivimos las condiciones en el sistema judicial han cambiado, el referente son los juicios orales, pasando de un sistema inquisitorio a uno acusatorio.

El que promueve el hecho delictivo en tribunales es el fiscal, sabe que tiene que probarlo, por lo tanto esta instancia su trabajo preliminar es vital, tratándose de auditorías quien tiene  a su cargo la prueba es el Auditor.

Los trabajos del Auditor Superior en materia de gestión pública son inquisitorios, sustentado muchas veces en la opinión de auditoria, presentando denuncias sin pruebas, pidiendo solventaciones a sus conclusiones, que al no hacerlo, genera una presunción de daño patrimonial, que se convierte en delito.

Lo turna a la PGR como tal, en la integración de la prueba se queda por la razón apuntada y porque los fiscales son especialistas en derecho penal, no en derecho administrativo donde tiene su fundamento la denuncia.

El resultado; hasta 2014 la ASF de lasa 656 denuncias presentadas por la ASF, solo 19 han terminado en consignaciones, es decir que el 97.10% están en reserva, integración o fueron desechas, por el tiempo transcurrido están en la impunidad.

Lo que he citado fue objeto de un punto de acuerdo del grupo panista en el Senado integrada entre otros por Juan Carlos Romero Hicks, Ernesto Ruffo Appel y Marcela Torres Peimbert el 26 de noviembre de 2015.

En el   solicitaron al Auditor:

  • El estado que guardan las promociones administrativas, 2005-2014.
  • Porque no procedieron los pliegos de observaciones que presumió la ASF ante un posible daño patrimonial.
  • Que muestre el monto de los recursos recuperados como resultado de un daño patrimonial o perjuicio a la hacienda pública.
  • Informe detallado del estado que guardan las denuncias penales.

Desde luego esto no quiere decir que Juan Manuel Del Portal no tenga razón en lo que dice, es probable que así sea, pero la justicia está hecha para que no pasen más allá de sus conclusiones.

En el informe 2015 la Auditoria Superior de la Federación consigna que a Veracruz se le hicieron 63 auditorías con 187 observaciones, 193 acciones preventivas y correctivas, se determinó un probable daño patrimonial  de 7,706 millones de pesos que incluye 630.7 de subejercicio.

Finalmente en el periodo 2011-2014 quedaron observaciones pendientes de solventar por 34,057.1 millones de pesos, cifra realmente escalofriante que si la comparamos con lo que cuesta el pago anual de maestros 2015 en Veracruz, la cifra observada resulta mayor en un 30 por ciento.

En este mismo orden de ideas y haciendo cuentas prácticas entendibles sacamos la siguiente ecuación:

 

Veracruz:

(cifras en  miles de millones)

Deuda Pública 2016 42
Observaciones de ASF 2011-2015. 34
Orfis Observaciones hasta 2015 15
Bonos Cupón cero 6
Préstamos Corto Plazo 2016 4
Proveedores reconocidos en el 3º.

Informe trimestral 2016

46
Total 147

 

Este es el tamaño del caos que nos dejó la administración de Duarte, la mayor parte producto del déficit financiero que representa un desorden y confusión administraba; lo peor es que mucho se tiene que pagar; nuestra desfortuna es quienes la causaron gozan de cabal salud.

 

NR. Esta es opinión personal del columnista.