¿Acaso son un par de shopaholics?

18 julio 2017 | 21:46 hrs | Javier Roldán Dávila

Pues nos hubieran prestado ‘el cajón’ para ponernos igual

Ahora que nos confirman que el señor Javier Duarte tiene al menos cuatro años consumiendo pastillas y gotas contra la depresión y la ansiedad, nos preguntamos, con base en las públicas evidencias ¿acaso el ex gobernador y su señor esposa padecen el síndrome de comprador compulsivo?

Las personas que padecen dicho trastorno de la conducta, son denominados en los Estados Unidos como ‘shopaholic’ o lo que es lo mismo: un adicto a las compras.

Casas alrededor del mundo, ranchos (al menos dos monumentales: ‘Las Mesas’ y ‘El Faunito’), lanchas, joyas, terrenos, autos, departamentos, y vayan a saber qué cosas más, son parte de las adquisiciones multimillonarias que presuntamente hizo la pareja mencionada. Insistimos, presuntamente, porque la PGR anda muy ‘norteada’.

De acuerdo a los expertos, las consecuencias del padecimiento, también llamado oniomania, afectan las relaciones laborales, de pareja y por supuesto el historial de crédito, lo que puede llevar al robo o al desfalco…ups.

Finalmente llega la deuda extrema y la bancarrota (en este caso, colectiva), lo que derivará en ansiedad y un sentido de la vida espiritual fuera de control…uf, uf y recontra uf.

La historia reseña algunos casos de compradores compulsivos, como la pareja filipina conformada por Ferdinand e Imelda Marcos (¿se acuerdan de los tres mil pares de zapatos de la señora?) y la celebérrima Jacqueline Kennedy, para que no digan que es un mal ‘región IV’ o ‘bananero’.

En fin, esperemos que al final del día no salgan con que es inimputable…podría ser.

*Esta es opinión personal del coluimnista