¡Así es!

28 marzo 2016 | 13:01 hrs |

Por Mario Noriega Villanueva

Cuando menos siete aspirantes a la gubernatura del estado 2016-21018 (por única vez ejercicio  bianual por capricho de quien está defendiendo su Maximato hasta el final del sexenio actual), estarán conteniendo en las urnas y buscando el voto de los veracruzanos para relevar al peor gobernador de la historia de Veracruz, de quien huelga mencionar el nombre pues ya lo conocen y lo padecerán hasta el 30 de noviembre próximo, porque está visto que tiene la protección amplia y total de la dirigencia nacional de su partido y del jefe nato del mismo, así que los jarochos, se aguantan o se aguantan.

Decimos que son siete hasta ahora los que aparentemente han satisfecho los requisitos exigidos por el Organismo Público Local Electoral (OPLE), pero finalmente, pudieran quedar solo seis, si se comprueban las presuntas trampas utilizadas por el ex panista y ahora aunque lo niegue, tricolor disfrazado de independiente, Juan Bueno Torio, quien se dice que tiene un buen número de credenciales de sus  “simpatizantes”, que son las mismas que le otorgaron la firma y el número de su credencial de elector, a otro presunto independiente, Elías Miguel Moreno Brizuela.

Aunque el OPLE prácticamente ya validó y otorgó su registro a Bueno Torio, existe la impugnación correspondiente de otros partidos como el PAN y el PRD, directos perjudicados en este mugrerío que se manifiesta en el juzgador de la jornada electoral del domingo 5 de junio ya no tan distante. No vaya a ser que el diablo se aparezca tanto al OPLE por estar al servicio del sistema como a Bueno Torio a quien deberá cancelársele el registro y entonces, lejos de ser siete, quedarían seis contendientes por la gubernatura micro, que así, queda más que de manifiesto, que no hay un confiable organismo electoral, y eso puede generar situaciones mucho muy riesgosas y peligrosas.

Por lo pronto, y tomando en cuenta al panista pintado de rojo, hay siete aspirantes a la “mano de doña Leonor”, a decir: Miguel Ángel Yunes Linares, por la coalición PRD.PAN;  Héctor Yunes Landa, por la alianza PRI-PVEM–, su rémora preferida y AVE –partido local–; Armando Méndez de la Luz, por el Movimiento Ciudadano; Cuitláhuac García, por Morena; Alejandro Vázquez Cuevas, por Encuentro Social –también alquilado con la pretensión de que reste votos a Miyuli; Alba Leonila Méndez Herrera, por el PT y Juan Bueno Torio, “independiente” rojillo.

Las cosas empezarán a tomar tintes más calientitos, conforme avancen los escarceos previos al proceso electoral del domingo 5 de julio, que es crucial para el sistema, con todo y que parezca tranquilo por todas las artimañas de que puede disponer ante la pasividad y contubernio supuesto con el OPLE. Lo cierto es que estamos ante un proceso que si tuvo otros tiempos previos, en los que “aceitaron motores”, no hay que hacer a un lado que tanto rojillos como azulamarillos,  conocen  de lo que son capaces cada uno de sus oponentes.

No es precisamente un cuadrilátero de box, pero hay que estar pendientes de todas las actividades, que poco a poco irán poniéndose más calientitas. Claro que dice el dicho que “quien tiene el poder, lo tiene todo”, pero también suele suceder que cuando un pueblo está “hasta la hernia” con tanto cinismo y encubrimiento del que se hace gala, pueden provocarse “cataclismos”, con todo y lo malo de que pueda disponerse, para evitarlo. Pero esto apenas empieza. Estemos pendientes.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com