A la cárcel exgobernador de Veracruz

3 octubre 2016 | 12:17 hrs |

Por: Emilio González

Culpable o inocente, del infierno a la gloria. Y muy pocos dudan de la culpabilidad de Dante Delgado, acusado en su tiempo de peculado, abuso de autoridad e incumplimiento o abandono del deber legal. Nadie cree que su arresto, al lado de dos de sus excolaboradores haya sido una maniobra política de represalia contra el expriìsta,  hoy coordinador nacional del partido Movimiento Ciudadano.

Por cierto, la versión oficial, de la Controlaría General del gobierno de Patricio Chirinos tardó por lo menos tres años en revelar las anomalías cometidas por Dante y otros tres exfuncionarios, para proceder contra ellos.

Pero antes, la mayoría de diputados del PRI en el Congreso local avalaron la cuenta pública del exgobernador que fue encarcelado, y Chirinos calló ante una oposición que, desde el primer minuto de su gobierno, le exigió rendir cuentas sobre el estado en que le fue entregada la administración pública de Veracruz.

Además, la supuesta investigación en su contra detectó a “familiares y amigos” que se beneficiaron con los negocios de Dante, y hasta identificó a Raúl García Rodríguez como quien habría sido contratado para elaborar los finiquitos de varias obras, “dictaminando sin sustento que se habían realizado adecuadamente”.

Con Delgado detuvieron a Gerardo Poo Ulibarri y Porfirio Serrano, sus secretarios de Finanzas y Planeación y de Desarrollo Urbano, respectivamente Ninguno alcanzó fianza por el delito de peculado, aunque también estuvieron acusados de abuso de autoridad e incumplimiento o abandono del deber legal Los dos exfuncionarios compartieron, además, la acusación de tráfico de influencias.

Así Dante cayó en desgracia a partir del 17 de noviembre de 1995, cuando renunció al cargo de procurador Agrario, en el sexenio del presidente Ernesto Zedillo. Un año después, anunció su salida del PRI y la formación de una nueva opción política para las elecciones federales de 1997.

Al día siguiente obtuvo la respuesta oficial: La Secretaría de la Controlaría y Desarrollo Administrativo (Secodam) informó que se encontraba abierta una investigación por irregularidades en la presentación de su declaración patrimonial Dante alegó que se trataba de “una campaña de difamación y desprestigio”, a la que calificó de intimidación Y advirtió que si pretendían aplicarle “las viejas prácticas de un sistema autoritario”, lo encontrarían “dispuesto a todo y a enfrentar a todos”

El martes 17, la Secodam lo inhabilitó por 10 años para desempeñar empleo, cargo o comisión en el servicio público, por omitir en sus declaraciones su participación accionaria en varias empresas

Tres horas después, el director de la Policía Judicial del estado de Veracruz lo detuvo en la Ciudad de México, cuando se dirigía a visitar a su padre al hospital, donde agonizaba, y lo trasladaron por carretera a Xalapa.

Ingresó al penal de Pacho Viejo, en el municipio de Coatepec, a las 0:45 horas del miércoles 18, y fue puesto a disposición del juez primero de Primera Instancia del Distrito Judicial de Xalapa, Florentino Sosa, ante quien rindió su declaración preparatoria a las ocho de la noche

Su padre, Pedro José Delgado Figueroa, murió en los primeros minutos del jueves 19, y Dante rechazó el derecho de asistir al funeral.

Cumplió en la cárcel 56 años de edad. Dante fue acusado de peculado por 450 millones de pesos. El gobierno de Patricio Chirinos levantó cargos por la creación de asociaciones civiles, sociedades anónimas y patronatos para canalizar “irregularmente” recursos públicos que fueron ejercidos “en forma desmedida y desordenada” y “en obras suntuarias”, entre las que destacan la Plaza Acuario, el Museo Tecnológico y el Centro Cultural y Social Casino Veracruzano, este último en la ciudad de México También se presumen maniobras ilegales en la adquisición de cemento y luminarias, a lo largo de su cuatrienio, “por volúmenes y montos exagerados”

La Contraloría General del Estado informó haber realizado en 1993 estudios y peritajes” que arrojaron “graves irregularidades en el manejo del presupuesto público”. Pero todo esto ya se sabía aun antes de que Dante terminara su gestión, tanto por notas periodísticas como por denuncias de la diputada perredista Mariana Aguilar, quien llevó estos casos a la tribuna del Congreso local, en vísperas del último informe de gobierno.

El 20 de agosto de 1993, los diputados del PRI de la Comisión Permanente de Hacienda del Estado, luego de analizar documentos enviados por Guillermo Rivera Rodríguez, el secretario de Finanzas y Planeación de Chirinos, concluyó que “tanto la recaudación como la inversión de los caudales públicos descritos se apegan totalmente al presupuesto de egresos del ejercicio fiscal anterior”, y aprobó en acuerdo económico la última cuenta pública de Dante.

También acusaron a Delgado y Poo Ulibarri de enriquecimiento ilícito, y ofrecieron pruebas. El exgobernador declaró que su casa en la Ciudad de México tiene un valor de 400,000 pesos, “cuando un peritaje inicial indica que éste puede ser superior a los 8 millones” Y el exsecretario de Finanzas “omitió manifestar su participación en 38 empresas”, al presentar su declaración final de bienes

Sin embargo, cuando el juez les leyó los cargos en su contra, no mencionó el delito de “enriquecimiento ilícito”. Sobre Serrano Amador, no aportaron datos en su contra.

El abandono de Dante se reflejó en la escasez de esquelas por la muerte de su padre en los diarios locales: Apenas unas cuantas, casi todas del sector privado.

El único político de nivel que publicó su pésame fue Ignacio Morales Lechuga, quien, con su esposa, expresó su “solidaridad” a la familia “Delgado Rannauro”.

EN VERACRUZ NADIE CREE QUE ENCIERREN EN LA CÁRCEL A OTRO EXGOBERNADOR

Y el pueblo veracruzano, no cree que encierren en la cárcel a otro exgobernador, porque hoy existen paraísos en el mundo donde no hay extradición. Volar antes, emprender la huida es fácil, pero volver a verle la cara al pueblo es muy embarazoso, aunque luego pasa el tiempo y la gente sufre amnesia para tropezar con la misma piedra.