A estas alturas les importa quién pierde

12 junio 2018 | 22:28 hrs | Javier Roldán Dávila

La insoslayable brevedad

Ni su reforma educativa les ayudó a entender quién era el plan A y quién el plan B

La enorme mayoría de los ciudadanos emiten su voto, con la esperanza de que el candidato elegido se alce con la victoria, parecería lo normal.

Sin embargo, las elites políticas, cuando consideran que su opción no tiene viabilidad de triunfo, dirigen todas sus baterías a evitar que su pretendido adversario (en realidad es una posibilidad a comprobar), se erija como el ganador, es lo que dan en llamar el voto útil.

En el caso de la contienda por la presidencia, es evidente que las cúpulas patronales, de la mano con la tecnocracia neoliberal que impulsó las reformas, buscan a toda costa que su proyecto de nación se mantenga incólume. Ya sabemos a quién no quieren en Los Pinos.

En Veracruz, los integrantes de la fidelidad y el duartazgo, intentan que la persecución político-judicial contra ellos llegue a su fin, en ese sentido, apuestan su resto para impedir que uno de los candidatos (imaginen quién) resulte vencedor. Eso sí, salto mortal sin red, porque cualquiera tendría elementos de sobra para juzgarlos, pero hay que jugársela.

Así las cosas, los grupos fácticos no tienen interés en promover el bien común, sólo luchan por preservar sus canonjías y esto lo obtienen manteniendo el estatus del México y Veracruz SA de CV.

*Esta es opinión personal del columnista