63 años de cárcel por asesinar brutalmente a su novia en ritual satánico

Eduardo Espinosa Guerrero fue sentenciado por encontrarse culpable del homicidio de su ex novia de sólo 17 años

28 febrero 2018 | 15:47 hrs | El Imparcial de Oaxaca

“Espinosa Guerrero fue encontrado culpable de la muerte de una menor de 17 años de edad, que era su ex novia, y quien fue reportada como desaparecida en el mes de diciembre del año 2014”, aseguró en un comunicado la Fiscalía de Justicia del Estado de México.

Añadió que el cadáver de la joven fue hallado en el armario de la habitación del hombre, en su domicilio de Tultitlán.

Silvia “N”, de 17 años de edad, salió de su domicilio en Ecatepec el 3 de diciembre del 214 y su cuerpo sin vida fue hallado tres días después, en el armario del joven, dentro de una bolsa.

La Fiscalía mexiquense informó en diciembre del 2014 la detención de Espinosa Guerrero, entonces de 19 años de edad, y Elia “N”, de 22 años de edad, imputada por su probable relación en los hechos; ambos trasladados al penal de Cuautitlán.

Inicialmente versiones informaron que el homicidio de la joven fue durante un ritual satánico, aunque familiares de la otra mujer detenida mencionaron que fue torturada y obligada a confesar el crimen, por lo que pidieron la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

“Cabe recordar que derivado de la investigación iniciada por el reporte de la desaparición de la menor, y como parte de las diligencias, agentes de investigación de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de México se entrevistaron con los papás del ahora sentenciado, con quien la víctima había mantenido una relación sentimental”, mencionó.

Añadió: “En la entrevista, los padres indicaron que su hijo había tenido una actitud extraña durante algunos días por lo que al inspeccionar su habitación localizaron una bolsa de mano de mujer con manchas de sangre. Por ello Policías de Investigación acudieron al domicilio de este individuo en el municipio de Tultitlán, y encontraron en un armario, en el dormitorio de Espinosa Guerrero el cuerpo sin vida de la joven reportada como desaparecida, quien de acuerdo a los peritajes realizados falleció a consecuencia de una asfixia”.

Añadió que el joven fue detenido y canalizado ante el Ministerio Público, que a su vez lo remitió ante un juez.

“Con los elementos de prueba recabados y aportados por esta representación social, y previo proceso legal, la autoridad judicial con sede en Cuautitlán le dictó una condena de 63 años y cuatro meses de prisión”, expresó

.