61 años de  Rosita Crespo

La comparsa más esperada por los tuxpeños

8 mayo 2016 | 21:40 hrs | Nancy Jácome

Tuxpan, Ver.- A los casi 93 años de edad el nombre de Rosita Crespo sigue vigente en las fiestas carnestolendas como si fuera el primer día, es su hijo Luis Alberto Álvarez Crespo quién ahora continua la tradición que su madre le enseño desde pequeño.

La comparsa de Rosita Crespo es una de las más esperadas cada año por su excelente vestuario y baile en la edición 119  y 61 años de la comparsa los integrantes sorprendieron con  el tema “Noches de Veracruz”

Desde 1955 participaron en el carnaval

Noreste entrevisto a Rosa Crespo Gutiérrez quién a sus 93 años continua teniendo un amor grande por el carnaval  “exactamente cuándo comenzó ya lo olvide, pero recuerdo que la primera comparsa se hizo con vecinos, nos vestíamos con fachas, con lo que uno tenía, en 1956 fue cuando comenzamos a pasear por las calles con mis amigos, no siempre había carnaval, a veces había y veces no, pero nosotros de todos modos nos disfrazábamos y nos íbamos al parque, porque antes la gente se disfrazaba para ir al parque, no con comparsas sino disfraces individuales,  a mi bisnieta cada año la disfrazábamos, así antes disfrazaban a los chamacos, yo me acuerdo que se ponían una cartea y decían a que no me conoces la carita. El carnaval no estaba instaurado así como ahorita, no sabría decirte cuando exactamente se hizo con desfile” recordó.

Al principio dijo el carnaval  lo organizaba la junta de caridad  y pavimentación, en aquellos  entonces la gente de la junta se disfrazaba e iba a los bailes, la misma junta se encargaba de organizar la elección de la Reina que era por computo. En este sentido señaló que  desde hace muchos años hay reinas, sus dijo fueron reinas, una de Santiago de la peña y otra en el puerto en el mismo año, cuando ella tenía la edad de  4 ó 5 años.

Recordar cómo era el Carnaval a tan temprana edad  es imposible para Rosita Crespo, pero en los tiempos en los cuales comenzó a participar señaló que ya había carnaval no organizado como el de hoy en día con muchas comparsas y muy largo.

Era obligatorio usar mascaras

Había pocos carros, pero la Reina presupuesto, a no faltaba,  recordó que hubo Reinas que ingresaron mucho dinero al Carnaval en especial “una muchacha que era nacida en Santiago de la peña, pero de padres norteamericanos, esa jugo para reina, era muy bonita y metió mucho dinero, ya últimamente no hacían eso del cómputo por las inconformidades, pero era bien bonito porque había papaquis, estos le daban mucha vida, en el sentido de que cada participante sacaba su papaqui y llevaban gente, pero ya de un tiempo para acá ya no se hace eso”.

Una de las comparsas en las que participo y que mantiene con cariño en su memoria es la que se llamó “el imperio del sol naciente”, participaron con trajes de chinos que eligieron en  una revista, el cabaret el ido de parís y obtuvieron el primer lugar.

Cuando la comparsa inicio participaban cerca de 15 personas, todos amigos,  no se podía juntar más gente, este año la comparsa fue de 39  personas pero ha habido años en que han participado más de 40 personas.

Rosita Crespo dejo de participar en las comparsas a la edad de 82 años, en este 2016 cumplirá 93, le es difícil caminar tiene lastimada la columna. La batuta ahora le pertenece a su hijo   Luis Alberto Alvarez Crespo que  mantuvo el nombre de su madre, debido a que cada año los tuxpeños eperan y reconocen a la comparsa de “Rosita Crespo”.

En la edición 119 participaron con Noches de Veracruz

La mujer cuyo nombre continua vigente tiene dos hijos, cinco nietos y dos bisnietos, a los que les gusta el carnaval y mantienen la tradición inculcada desde pequeños.

“Mira yo porque ya no puedo, porque estoy muy mal de la columna, pero si no estuviera enferma de la columna ahí estaría bailando” expresó.

Lo que más recuerda de los días en que participaba activamente es que los integrantes se reunían en casa de uno de ellos para  trabajar en las hechuras de los trajes, pues antes ellos los hacían, hoy en día debido a que son muchos los participantes los trajes se manda a hacer.

Señaló que en la  comparsa no solo ha participado gente de Tuxpan sino también extranjeros, tal es el caso de la que llamaron Casino Royal,  en la cual iban vestidos de ruletas en los tiempos cuando estaba construyendo la termoeléctrica “Adolfo López Mateos”,  en esa comparsa  participo una pareja francesa y una joven coreana.

La comparsa incluso ha participado fuera de Tuxpan entre 1981 y 1982 fueron al carnaval de Mazatlán  Sinaloa, para ello el  CREN les facilitó un camión. Ganaron el primer lugar y al año siguiente volvieron a ir, volvieron a obtener el primer lugar, pero la donación forzosa del premio al departamento de bomberos de aquella ciudad los desanimo a continuar participando,  la comparsa también se ha presentado en Michoacán a Coatzacoalcos.

Rosita Crespo acompañada por su hijo Luis Alvarez

Por su parte Luis Alberto Álvarez Crespo recordó que cuando era pequeño “no había carnavales salíamos como locos y un montón  de gente a tras de nosotros, así salimos durante muchos años en que éramos los únicos, ya después  comenzó a haber desfiles y salían unos carros horribles con ahorcados y otros vestidos de enfermeros y enfermeras y camillas llenas de tripa de vaca, era un carnaval de feo al principio”.

Recordó que a la edad  ocho años nombraron reina a Aeropajita Garate una muchacha que era una preciosidad y le hicieron un carro en Tuxpan, no lo trajeron de otro lado como ahora pasa dijo, pero era un carro que al frente llevaba unos delfines que iban jalando una madre perla donde iba ella, precioso expresó.

Así mismo recordó que la coca cola sacaba  unos carros precisos construidos por Chale Sabino ya cuando empezó el desfile como tal y su madre decidió que la comparsa saliera como elegante, de eso ya hace muchos años.

Al principio dijo, la comparsa salía con  garras, con vestidos de novias viejos,  con harapos, casi siempre con máscaras, porque estaba prohibido salir sin mascara, exactamente cuándo se levantó la prohibición no recuerda, pero ellos siguieron participando con  trajes elegantes con los que usaban antifaces, hasta que el comité ya habiendo comité,  decretó que si se salía con antifaz ya no participaba en categoría elegante.

Dentro de las primeras comparsas que  participaron en el carnaval recuerda a parte de la de Rosita Crespo,  la comparsa de punto 30 y  después se  fueron integrando con participantes que abandonaron la comparsa de Rosita Crespo otras más que fueron la de la  señora María Elena Trujillo, Nedy Bousart, los cuates Gamboa, y otras personas que hicieron su propio comparsa y que aún continúan participando.